.

Los pasos e imágenes desaparecidos en Sevilla: Hermandad de San Isidoro

02 enero 2018

send email
print this page
La Hermandad, hoy popularmente conocida como San Isidoro, fue fundada en el año 1605 por el gremio de cocheros de casas grandes, manteniendo un carácter marcadamente gremial hasta finales del siglo XVIII.

Parece, según algunos historiadores, que pudo constituirse en la iglesia de San Benito de la Calzada, hay alguna noticia de su estancia en la iglesia de San Roque, de donde pasaría a la de Santiago.

Tras desavenencias con el párroco de este último templo, la Hermandad se trasladó a la iglesia de San Isidoro en 1668, donde hoy posee capilla propia, permaneciendo en ella hasta nuestros días de forma ininterrumpida; incluso las obras que en 1983 motivaron el cierre de la iglesia no interrumpieron dicha relación, pues durante unos meses la parroquia se estableció en la casa-hermandad y posteriormente la corporación trasladó sus Imágenes a las dos sedes provisionales en las que radicó sucesivamente la parroquia durante los años en los que se desarrollaron los trabajos de restauración del templo, realizando en ellos la Estación de Penitencia desde la iglesia de la Anunciación.

Desde el año 1.975, la Hermandad de Penitencia está unida con la Sacramental de San Isidoro.


La Hermandad cuenta con un rico patrimonio, que desde 1999 queda expuesto en la casa-hermandad, que ha sido objeto de una importante remodelación. En ella se conserva la antigua Imagen del Señor de las Tres Caídas, obra de Pedro Nieto realizada en pasta de madera y que vemos en la imagen superior.

El 17 de abril de 1668, tras tres décadas de estancia en Santiago, la corporación se trasladó a la parroquia de San Isidoro. La marcha de la citada iglesia fue dolorosa pues el cura de Santiago impidió que la imagen titular saliera de la iglesia sujetando su peana a una viga con una cadena y cerrándola con candado. Ante tal actitud la corporación optó por dejar en depósito la imagen titular a un feligrés de la parroquia a cambio de mil doscientos cincuenta reales con los que se encargó una nueva imagen.

La Hermandad se instaló en la Parroquia de San Isidoro en la capilla de la familia Olivares (donde todavía continúa). En 1687 la hermandad contrató con Francisco Antonio Gijón la hechura de un paso y una imagen de Simón de Cirene.


En 1790, tras un sonoro litigio, le fue denegada a la Hermandad la petición para seguir siendo gremial. Así, los cocheros pasaron a un segundo plano y ahora serían los señores nobles quienes se harían cargo de la corporación enriqueciéndola y convirtiéndola en una de las más lujosas de la ciudad.

La Hermandad entró con esplendor en el siglo XIX y así se mantuvo hasta la invasión francesa. Fue entonces cuando quedó casi arruinada y perdió prácticamente todos sus enseres. En 1814 sus hermanos comenzaron a vestir con túnica de nazarenos (hasta entonces salían de etiqueta). El atuendo consistía en túnica blanca con capa con antifaz y cíngulo morados.

En 1890 cambiaron la túnica por una de color negro quedando el antifaz y el cíngulo de color morado.

En 1900 se cambió la túnica por la actual de cola negra de ruán con cinturón de esparto. Este primer año sólo sacaron este nuevo atuendo los hermanos que acompañaban al Señor adoptando esta túnica también los nazarenos del palio en 1902.


El primer paso representa a Jesús caído en tierra, ayudado a portar la cruz por Simón de Cirene, iluminados por airosos candelabros, la Imagen del Señor fue realizada por Alonso Martínez mientras que la del Cirineo, obra cumbre de la imaginaría secundaria sevillana es obra de Francisco Antonio Gijón, quien además realizó un paso que se perdió durante la invasión francesa.


El paso actual es neobarroco, dorado, iluminado por candelabros de guardabrisas de palmas, del anterior paso. Fue tallado y dorado en 1941 por el maestro Francisco Ruiz, "Currito el dorador". Los ángeles querubines son del siglo XVII. La cruz tiene casquetes en plata dorada, las potencias de oro de ley del Señor datan de 1956. Tiene tres túnicas bordadas de salida.


La primitiva advocación de la Virgen era Madre de Dios del Arco pero en 1720 la Virgen cambia de advocación, seguramente por iniciativa de los cocheros, titulándose ya María Santísima de Loreto.


El segundo paso cobija bajo su palio de tisú de oro de color grisáceo a Nuestra Señora de Loreto, Imagen de autor desconocido. Se caracteriza el "paso" por el tono dorado de su orfebrería, de los talleres de Seco Velasco. El Palio y el manto fueron bordados por las Hermanas Granado.


En 1920, S.S. Benedicto XV nombró patrona de los Ejércitos del Aire a la advocación de la Virgen de Loreto. Desde entonces la Hermandad ha mantenido estrechos vínculos con el Ejército del Aire, que anualmente acompaña a su patrona en la procesión del Viernes Santo, la Virgen porta en su mano izquierda un pequeño avión de oro, que reproduce la silueta del "Plus Ultra", que recuerda el célebre vuelo de esta aeronave, donado en 1926 por la dama argentina Doña María Gonzalo Cabot. Igualmente, la corona que la Virgen lleva en la tarde del Viernes Santo, obra también de Seco Velasco, fue donada por la Aviación española en el año 1950.


El paso de la Virgen es dorado, emulando la Casa de Oro de Nuestra Señora. En el año 2008 ha estrenado la restauración de la Candelería del Paso de Palio y una saya bordada realizada en los talleres del bordador D. Manuel Solano.






Aquí en esta foto se ve el detalle del avión de oro que lleva en la mano. Toda la orfebrería del paso ha sido realizada por Seco Velasco entre 1940 y 1945


En la imagen superior vemos el paso de palio con el que procesionaba la Virgen de Loreto hasta que estreno el actual.

Como dato curioso el palio de esta hermandad es uno de los pocos que no lleva acompañamiento musical, junto a este, cinco palios más, que son los de las hermandades de la Vera-Cruz, Pasión, Silencio, Gran Poder y Calvario.

http://cofrades.sevilla.abc.es/profiles/blogs/los-pasos-e-imagenes-17

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...