La responsabilidad de vestir devoción y creencia

La responsabilidad de vestir devoción y creenciaCercanía y soledad. Sentimiento y creencia. El contacto con la imagen. El vestidor de imágenes es una de las figuras de mayor responsabilidad en el ámbito cofrade.
La responsabilidad de vestir devoción. De vestir fe y creencia. El vestidor mantiene una relación íntima con la imagen. «Tiene que conocer la imagen que va a vestir, la hermandad, porque suadvocación delimita su labor», explica Manuel Jiménez, vestidor cordobés desde hace más de 40 años.
En la intimidad el vestidor le habla, le reza. «Para vestir imágenes tienes que ser una persona religiosa, considerar que lo que estás vistiendo es una imagen que va recibir un culto», reconoce Jiménez. Paso a paso, el vestidor sigue su ritual para trasformar una imagen. Un ritual para acercar la imagen a los devotos, para acercar a Dios. El vestidor pone en adecuada disposición todos los detalles de la imagen que le darán vida en la estación de penitencia.




Color, alegría, sobriedad, luto. Una labor supeditada a la estética de la cofradía. El respeto al estilo de cada hermandad es uno de los sellos esenciales, seguir la idiosincrasia de la organización religiosa. «Un vestidor tiene que someterse siempre a la línea estilística que tiene lahermandad, y si no la tiene debe de creársela, porque es muy importante que se identifique con el devoto», aclara Jiménez al señalar uno de los valores de su labor cotidiana.
Un ritual que requiere tiempo y dedicación. El tiempo. Dos, tres o cuatro horas, «hay imágenes que requieren una labor de más esfuerzo, pero menos de ese tiempo no es vestir una imagen religiosa», mantiene el vestidor cordobés.
Desconocidos para los devotos. Una labor anónima. La figura del vestidor encierra soledad, pero cercanía, un ritual que permite vestir el culto, la oración y la creencia de los mas fieles.

abc

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario