Publicidad

.

Góticas sin barroco: Vírgenes fernandinas sin añadidos

21 enero 2018

send email
print this page
La Virgen de los Reyes / R. SALASLas ilustraciones góticas de las Cantigas de Santa María son una perfecta fotografía que permite constatar la llegada del culto cristiano a la Virgen en la Sevilla de mediados del siglo XIII. Adiós al Islam, la nueva Sevilla se hacía cristiana, un lugar nuevo para habitar y un lugar nuevo para rezar, un  nuevo culto que conllevó la creación de nuevas imágenes devocionales y de un nuevo estilo, el Gótico, el arte moderno de la Europa del momento. Sevilla era Europa y seguía la modernidad europea
Un análisis del repartimiento de la ciudad permite comprobar que en los primeros repobladores de la Sevilla cristiana de 1248 no hay ningún escultor, aunque sí encontramos los nombres de alarifes (Pedro Ibáñez), de pintores (Juan Pérez) o de orfebres (Juan Simón). Esto nos lleva a considerar que en un primer momento hubo un predominio de la pintura mural frente a la realización de nuevas imágenes escultóricas. La adaptación de la antigua mezquita mayor de la ciudad como templo cristiano sería un buen ejemplo de ello.
Sin embargo, el paso del tiempo ha permitido la conservación de un mayor número de imágenes de talla. Son varias las imágenes escultóricas de la Virgen datables a mediados del siglo XIII, siendo prácticamente inexistentes en la actualidad ejemplos de pinturas murales de este momento conservados con algún tipo de representación mariana. Deterioro de materiales, superposición de nuevos estilos, sustitución por retablos renacentistas o barrocos, ampliación de los edificios, mayor conexión de la escultura con el fiel que la pintura, cambio de gustos… Numerosas causas para explicar la práctica desaparición de la pintura medieval gótica frente a los ejemplos de escultura que han llegado a nuestros días.
Entre estos ejemplo destacan las imágenes de la Virgen, que la historiografía tradicional denominó como “fernandinas”, aunque no haya una documentación concluyente sobre la cronología de algunas de ellas. Unas imágenes que resistieron el paso del tiempo, especialmente por su devoción popular, aunque fueran recargadas con estéticas posteriores, especialmente los añadidos  y vestimentas barrocas de los siglos XVII y XVIII, deformándose su concepto original al añadirles coronas, mantos, vestidos, bordados, joyas y todo de tipo de añadidos que hacen difícil imaginar su forma original, en ocasiones también deformada por restauraciones que afectaron a las propias tallas.
La Virgen de los Reyes / R. SALAS
La Virgen de los Reyes / R. SALAS




La proclamación del patronazgo de la Virgen de los Reyes sobre la Archidiócesis por el Cardenal Segura en 1946, con la confirmación por el Papa Pío XII, conllevó un estudio iconográfico de las imágenes fernandinas por el profesor Hernández Díaz, con un reportaje gráfico que permite el conocimiento de estas imágenes sin sus añadidos barrocos, siendo además el paso previo a la restauración que se realizó con posterioridad de la Virgen de los Reyes.
El estudio comenzaba con la Virgen de los Reyes de la Catedral. Modelo de Virgen entronizada, sigue modelos bizantinos como el de la Panaguia Nikopoia, virgen trono caracterizada por el esquematismo y la simetría de la composición. Hernández Díaz la relacionaba con el llamado grupo de Chartres, es un maniquí articulado de 1,76 m. diseñado para ser vestido y con un engranaje interior que le permitiría algún tipo de movimiento como la bendición de los fieles. Su devoción es constatada por toda una aureola de  leyendas sobre su origen a manos de los propios ángeles, tipología de leyenda muy anclada en tradiciones españolas en torno a imágenes de importancia. Esta aureola de leyendas ha dificultado en buena medida el estudio de una imagen que, según autores como Medianero, quizás pudo presidir la entrada de San Fernando en la ciudad. Otras tradiciones hablaban de su primitiva advocación como Virgen de los Ángeles por su aparición un día de 2 de Agosto, el día de la fiesta franciscana de la Porciúncula.
De todas formas, fue la imagen que concitó una mayor devoción desde antiguo y así lo atestiguó Felipe II al denominarla como “Reina de las imágenes de Nuestra Señora”. En las fotografías deRafael Salas (aunque con baja calidad por el empleo de materiales caducados, según Hernández Díaz) y a pesar de las censuras que impidieron la publicación de todas la fotos, se puede apreciar el deterioro de la imagen en 1946, con pérdidas de policromía importantes, aunque permite la contemplación de los hilillos de oro que conforma su cabellera o la talla de elementos habitualmente no reconocibles, como los pabellones auditivos. También se fotografiaron los mecanismos que permitían el movimiento interior tanto de la imagen de la Virgen como del Niño.
Virgen de los Reyes de San Clemente / NANDIN
Virgen de los Reyes de San Clemente / NANDIN
El estudio también abarcaba otras imágenes fernandinas. En el Monasterio de San Clemente se conserva la imagen también titulada de los Reyes. Su estudio muestra dificultades ya que el monasterio de monjas cistercienses no funcionaba con estabilidad hasta la década de 1250. Esto hace dudar sobre su posible origen en una donación por parte del Rey Santo. No hay dudas sobre el origen posterior, barroco, de la imagen del niño Jesús. Con ojos de cristal, añadidos con posterioridad,  muestra la particularidad de conservar un corpiño y una ropa interior del siglo XVII. En las fotos de Nandín se observaba la talla de un pelo sucinto de unos pabellones auditivos que habitualmente no son visibles.
Virgen de los Reyes de los Sastres / NANDIN
Virgen de los Reyes de los Sastres / NANDIN
Refería Hernández Díaz que la conocida como Virgen de los Sastres, de la Parroquia de San Ildefonso, fue una donación al Hospital de San Mateo, situado en la Alfalfa. De concepción similar a las anteriores, su origen estaría en el antiguo convento Casa Grande de San Francisco, recibiendo culto desde 1840 en su ubicación actual. Su vinculación medieval se conserva en la hermandad de los Sastres o alfayates, guardianes del cuerpo de San Fernando. Las fotos de Nandín permiten ver la simetría de su rostro, sus  facciones despejadas o el perno que se emplea para la colocación de la corona.
Virgen de los Reyes del Salvador / NANDIN
Virgen de los Reyes del Salvador / NANDIN




Mayores cambios respecto al original presenta la Virgen de las Aguas de la Parroquia del Salvador. De gran devoción, fue retocada en el siglo XVII, llegando algunos autores a atribuirla a Montañés en esa equivocada y tan frecuente catalogación de épocas pasadas. Con ojos pintados sobre la madera y policromía barroca, llega a ser mencionada por Cervantes en Rinconete y Cortadillo. En las fotos de Nandín se observa la barroquización de su rostro en las mencionadas intervenciones y el deficiente estado que presentaba su policromía en aquella época.
Imágenes que permiten imaginar, años después, una ciudad y una estética medieval sin los añadidos barrocos que en tantas ocasiones la enmascararon.

pasionensevilla

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...