.

El incendio que acabó con la “Señorita de Triana”

26 enero 2018

send email
print this page




La extensísima historia de la Semana Santa andaluza que aun hoy se sigue escribiendo, ha ido dejando a su paso una infinidad de anécdotas que, poco a poco, han ido llenando las páginas de esta antigua tradición y en las que se juntan evoluciones, sueños cumplidos, triunfos, momentos cargados de emotividad y, por supuesto, también sucesos dramáticos que han ejercido de contrapunto, dando finalmente lugar a ese juego de luces y sombras que nunca falta en cualquier compendio de memorias que se precie.
En este sentido, es incuestionable que la capital hispalense ha servido a menudo como referencia – y, en muchos casos, también como fuerte influencia – para los restantes colectivos cofrades de nuestra comunidad, erigiéndose en no pocas ocasiones como ejemplo de arraigo, continuidad y superación a pesar de los múltiples obstáculos que fueron surgiendo en el camino. Un camino que, como bien sabemos, ha confluido inevitablemente con la compleja y peliaguda historia de nuestro país.


Altar de Quinario del Stmo Cristo de la Expiración, con la primitiva Virgen del Patrocinio horas antes de aquel fatídico 26 de Febrero de 1973 donde la Stma Virgen quedaba desgraciadamente carbonizada

Sin embargo, algunos de esos oscuros capítulos quedaron asimismo marcados por los incendios que, en momentos puntuales – aunque más veces de las que a priori cabría pensar – asolaron determinados templos bien para quedarse en anécdotas o, por el contrario, para cobrarse unas víctimas con las que ciertas hermandades tuvieron que hacer frente a valiosas pérdidas, no solo desde el punto de vista patrimonial sino también desde el emocional.
En esta tesitura fue en la que, desgraciadamente, se vio envuelta la célebre Hermandad del Cachorro en el año 1973, cuando en la fecha exacta del 26 de febrero, la corporación se preparaba para celebrar el Quinario al Santísimo Cristo de la Expiración en el escenario de la basílica ubicada en el popular barrio de Triana. En esa misma jornada había quedado dispuesto el altar con el que el titular de la cofradía quedaba ubicado en un plano central y, junto a Él, la Virgen del Patrocinio, dolorosa que precedió a la actual de Luis Álvarez Duarte.


Bomberos en la Capilla del Patrocinio tras el incendio fortuito de 1973

La fotografía que encabeza este artículo muestra a la bellísima y anónima titular mariana de la hermandad, popularmente conocida como “la Señorita” junto al querido Cachorro, inmortalizada con un manto de terciopelo morado y luciendo la saya de salida, tan solo unas horas antes de que, en la mencionada fecha, se produjese el famoso y trágico incendio que destruiría a la hermosa Virgen del Patrocinio.
Como bien sabemos, la preparación de aquellos cultos quedaría empañada por los tristes hechos que comenzaban en torno a las 15:30 horas cuando Juan Jesús Gómez Terreros y Manuel López Román observaron la alarmante humareda que se escapaba entre las ventanas del templo, vaticinando un trágico final. Tras esa señal que hizo pensar lo peor, el pánico se extendió entre los vecinos y devotos, que se apresuraban a buscar el modo de acceder al interior del templo, labor harto difícil que se terminó resolviendo con la valiente decisión de Rafael Blanco Guillén de entrar a la capilla a través de un balcón para poder así abrir las puertas desde la propia sede. Entretanto, la expectación y la angustia se adueñaba de la feligresía trianera, que no dudaba en ponerse en contacto con los bomberos para que acudiesen a sofocar el fuego que ya lamía los pies del Santo Cristo de la Expiración.
A pesar de la premura y los múltiples esfuerzos de los fieles, estos no fueron suficientes para salvar a la desaparecida Virgen del Patrocinio que tanto era venerada por su barrio, pues la ayuda llegaba demasiado tarde ya que para entonces, la dolorosa había sido totalmente devorada por las llamas. Algunas horas más tarde y en medio de la conmoción, fueron realizadas las instantáneas que hoy compartimos, en las que podemos ver, por un lado, a devotos y una parte del cuerpo de bomberos, todos ellos congregados en torno al Cachorro y, por otro, una conmovedora estampa en la que se muestra al agonizante crucificado con una fotografía del perfil de la ya calcinada “Señorita” a sus pies.
En consecuencia, los medios no dudaron en hacerse eco de una noticia de esta magnitud, convirtiéndose en portada de la edición del diario ABC correspondiente al 27 de febrero del 73. En ella, la Virgen del Patrocinio acaparando las miradas del pueblo sevillano junto al titular de la jornada “Incendio en la capilla del Cachorro. Ardió totalmente la imagen de la Virgen del Patrocinio”:
Ayer, sobre las tres y media de la tarde se descubrió un fuego en la capilla del Patrocinio, iniciado en el altar mayor, que estaba dispuesto para la celebración del quinario. La bellísima imagen de Nuestra Señora del Patrocinio quedó reducida a cenizas.
Desde ese momento, la Hermandad del Cachorro comenzaría a recibir el cariño y el apoyo de toda la comunidad cofrade, debiendo enfrentarse a uno de los momentos más duros de su trayectoria en los que los hermanos se vieron en la lamentable circunstancia de llevar hasta la sacristía las cenizas a las que había quedado reducida la entrañable “Señorita” que, a pesar de los pesares, permanecería en el recuerdo de todos, asegurando su presencia en la nueva Virgen del Patrocinio que Duarte tallase para la cofradía y en cuyo rostro volviesen a reproducirse los cautivadores rasgos de la antecesora que tan desamparados dejó a sus devotos fieles y al tradicionalmente obrero barrio de Triana.





Horas después del incendio, alguien coloca a los pies del Crucificado una fotografía de la desaparecida Señorita de Triana




http://www.gentedepaz.es/el-incendio-que-acabo-con-la-senorita-de-triana/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...