Cuando Santa Marta pudo tener un palio

La Hermandad de Santa Marta fue fundada a mediados del siglo XX por el gremio de hostelería para rendir culto a su patrona, Santa Marta. En un principio fue concebida como hermandad de gloria, pero poco tiempo después se acordó transformarla en una cofradía de penitencia.

Con esta ida se buscó un misterio de la Pasión donde encajara la imagen de Santa, y el Traslado al Sepulcro permitía a la perfección la intención de estos hermanos. El escultor Luis Ortega Brú talló las imágenes de este misterio, entre ellas la de la Virgen de las Penas. Esta Dolorosa no gustó a los hermanos que pidieron al autor que realizara una segunda imagen menos dramática, causando un gran malestar a Ortega Brú.









(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



La segunda – que está retratada en la cabecera del artículo – duró tan solo tres años en la iglesia de San Andrés. La nueva imagen no convencía a los hermanos que pidieron a la hermandad de la Trinidad la corona, saya y manto para probar como quedaba ataviada de Reina, ya que Virgen de las Penas procesionaba vestida de hebrea. Es complicado descartar que si esta prueba hubiese sido fructuosa ahora veríamos un palio en la hermandad de Santa Marta.

Sin embargo, esta estampa no ganó a los hermanos y la talla de Ortega Brú quedó reservada para representar a María Cleofás cada Lunes Santo. La hermandad no confió más en el imaginero gaditano y encargó una tercer talla a Sebastián Santos, quien realizó la Virgen de las Penas que conocemos en la actualidad.

http://www.gentedepaz.es/cuando-santa-marta-pudo-tener-un-palio/

Otras Entradas relacionadas

cargando...

Comentarios

Publicar un comentario