Publicidad

.

Los pasos e imágenes desaparecidos en Sevilla: Hermandad de Jesús Despojado

15 diciembre 2017

send email
print this page


Aunque existió una iniciativa de varios cofrades en el seno de una hermandad de Gloria, la de la Santa Cruz y Nuestra Señora del Rosario, de la Resolana (hoy fusionada con la cofradía penitencial del Cristo de las Aguas) en el año 1927, lo cierto es que no cabe referirse documentalmente a la fundación de esta Hermandad hasta diez años después y en un marco y circunstancias totalmente distintos.


Uno de aquellos promotores era el presbítero Francisco Terrones, que en 1935 pasa a ser coadjutor de San Marcos, donde se veneraba una imagen de Nuestra Señora de los Dolores, antigua y de valor artístico, que fue destruida en el incendio del templo en julio de 1936. En torno a ella, se reunía un grupo de jóvenes devotos con el apoyo del citado Terrones, que trataban de organizar una cofradía con el Misterio del Despojo de las Vestiduras de Cristo.

Estos jóvenes eran aunados por José Laborde González, que concibió la iniciativa de revitalizar el culto a aquella advocación con la hechura de una nueva imagen, costeada por suscripción popular, que encargó a un joven artista, vecino de la collación, Antonio Perea Sánchez, que fue bendecida el 12 de diciembre de este mismo año en la capilla de los Siervos de María, que iba a constituirse en la sede canónica de la corporación.

La iniciativa adquiere notable resonancia en la feligresía y se procede a convocar una reunión general donde se nombra una Junta Organizadora presidida por José Laborde Foyo, padre del fundador, desempeñando su hijo las funciones de Mayordomo.

Es el 3 de abril de 1937. Se inician al mismo tiempo los primeros pasos para la redacción y presentación de las Reglas ante la Autoridad Eclesiástica, que serán aprobadas al año siguiente. Mientras tanto ya se había encargado al citado Perea Sánchez la imagen del Señor Despojado, la que, por motivos derivados de la Guerra Civil, hubo de realizar en la cárcel, donde se habilitó un pequeño taller, concluyéndose en 1939.


Salió por vez primera en estación de penitencia el Domingo de Ramos de 1941 del vecino templo de los Terceros, aunque en el siguiente hubo de realizarla el Lunes Santo, las andas en los años 1941 y 1942 eran de caoba con aplicaciones de plata repujadas y plateadas, con seis candelabros de guardabrisas que fueron realizadas en los talleres de Manuel Casana Gómez.


Precisamente en este año se aplicaron a diversas cofradías fuertes sanciones por ciertos comportamientos inadecuados de sus cofrades, nombrándose sendas juntas rectoras.

Una de ellas fue la que nos ocupa, que cayó en decadencia de tal manera que se extinguió en la práctica, retirándose a las imágenes titulares del culto y situándolas en la iglesia de San Hermenegildo.

Allí continuaron en el más profundo olvido hasta que entre 1955 y 1958 se sucedieron dos iniciativas de restauración, siendo decisiva en este sentido la figura del cofrade Antonio Fernández Rodríguez que consiguió restablecer el culto de las imágenes titulares en la parroquia de San Julián, bendiciéndose en 1962 la actual imagen de la Virgen, obra original del escultor Antonio Eslava Rubio.

En 1971 se establece canónicamente en la parroquia de San Bartolomé, autorizándose oficialmente su reorganización con el nombramiento de una Gestora presidida por el párroco Salvador Díaz Luque, aprobándose igualmente nuevas Reglas.


En 1975 se autoriza su salida procesional en la tarde del Sábado Santo hasta que en 1978 la lleva a efecto el Domingo de Ramos. Un año después es elegida la primera junta de gobierno, con Antonio Fernández como Hermano Mayor.

El Paso de Misterio, de estilo barroco, fue diseñado y tallado en madera de caoba africana y pino de Flandes por Antonio Martín Fernández en 1975, siendo la ebanistería de Francisco Bailac, con medallones dorados en frontal y esquinas por Luís Sánchez Jiménez (1984). Los candelabros de guardabrisas fueron ejecutados por Manuel Romero Palomo (1984).

Entre 1989 y 1990 el imaginero Juan Antonio Navarro Arteaga labró las tallas policromadas de los santos que figuran en capillas y ménsulas y que representan a los cuatro titulares de los templos que han sido sede canónica de la Hermandad, es decir, San Antonio María Claret - fundador de los Misioneros Claretianos- (esquina trasera izquierda), San Julián (esquina trasera derecha), San Bartolomé (esquina delantera izquierda) y San Marcos - parroquia a la que pertenecía la capilla de los Siervos de María- (esquina delantera derecha). En los respiraderos aparecen cuatro capillas, donde se sitúan las imágenes -barnizadas en su color- de Santiago (frontal), San Gil (trasera), San Judas Tadeo (lateral izquierdo) y San Juan de Dios (lateral derecho).


En 1982 el Cabildo General de Hermanos acuerda el cambio de sede canónica a la Capilla del Mayor Dolor, sita en el antiguo Compás de la Laguna, merced a un acuerdo con la Comunidad de los Claretianos, que la cede en usufructo a la Hermandad hasta que recientemente ésta ha conseguido los derechos de propiedad junto con la casa anexa.


En 1998 se estrenan las nuevas figuras del paso de Misterio, talladas por Manuel Ramos Corona.






En el segundo paso procesiona María Santísima de lo Dolores y Misericordia, obra de Antonio Eslava realizada en 1961.

La Virgen va acompañada por San Juan en el lado derecho, es el único palio de la Semana Santa Sevillana que lleva a San Juan situado a la derecha de la Virgen, la razón es porque la hermandad quería sacar bajo palio a la virgen acompañada de San Juan y la Magdalena, lo que iconográficamente representa la sacra conversación. La Hermandad pidió permiso al Consejo de Cofradías para recuperar esta iconografía (la hermandad de la Esperanza de Triana le había cedido una imagen de la Magdalena) pero el Consejo le negó el permiso en 1979, y la hermandad siguió conservando a San Juan en el lado derecho hasta hoy.

En la imagen inferior vemos el palio como salía hasta la Semana Santa de 2006 ya que en 2007 ha estrenado nuevos bordados en el exterior de las bambalinas, bordadas por José Antonio Grande de León, reutilizando los bordados antiguos que son obra de las hermanas Ana y Josefa Antúnez y datan de 1886 para el interior de las mismas. En esta renovación se han pasado todos los bordados a nuevo terciopelo azul.

El palio original de las hermanas Antúnez, que era de terciopelo negro con bordados en oro, fue comprado a la Hermandad de la Carretería, dichos bordados eran los antiguos bordados interiores del palio de la citada hermandad.


El techo de palio fue realizado por las hermanas Ana y Josefa Antúnez en 1886, y también perteneció a la hermandad de la Carretería. En la Gloria se representa la Exaltación de la Cruz.

Los respiraderos fueron realizados por Cayetano González Gómez en 1930 y pertenecieron anteriormente a la Hermandad del Amor.

Los varales fueron realizados en los talleres Hijos de Juan Fernández, 1973. Con basamentos en forma de jarras, con macollas y asas con forma de dragón. Estos varales fueron restaurados en el 2006 por Orfebrería Marmolejo.

La peana es una obra de los Talleres Hijos de Juan Fernández, 1973. La candelería es de  Antonio Santos Campanario realizada en 1997 en metal plateado. La anterior candelería era de los Talleres Hijos de Juan Fernández, 1981.

Este paso posee varias miniaturas, una sobre la peana de plata obra de Viuda de Villareal, 1977, que representa a Nuestra Señora de Escardiel, de la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos. Una miniatura ejecutada en 1994 por Fernando Marmolejo que es un relicario que representa el Arco del Postigo con una imágen de la Pura y Limpia en medio, esta miniatura fue donada por María del Valle Vicedo Mensaque.

El llamador representa a un ángel sentado sobre un roleo realizado por Ramón León Peñuelas en 1987.






Los faroles de Cola son obra de Emilio Landa de 1952, restaurados en 1997 por Antonio Santos y los faroles entrevarales de Manuel de los Rios Navarro, 1980-85, también restaurados en 1997 por Antonio Santos.

El juego de jarras fue ejecutado por Zabala, y las ocho jarritas en Orfebrería Santos, 1985. Las Jarras fueron restaurados en el 2006 por Orfebrería Marmolejo.

La diadema procesional de la Virgen es de plata sobredorada, obra de Ramón León, 1987.

http://cofrades.sevilla.abc.es/profiles/blogs/los-pasos-e-imagenes-3

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...