_

No será un vía crucis más, será el de Pasión de Huelva

17 octubre 2017

send email
print this page
pasionQuizás hemos de preguntarnos si no estamos perdiendo ese halo de magia e incertidumbre en la Semana Santa, una espontaneidad de la que esto empieza a carecer, incluso en lo más básico, simplemente un nombramiento. Y posiblemente esa sea la causa por la que todo haya pasado tan desapercibido, porque las cuestiones, para bien o para mal, se saben hasta años antes de que sucedan. Eso no es bueno ni malo, pero sí un elemento de languidez absoluto. Pero, como comprenderán, nada de esto debe servir para mermar ni un ápice el resultado de una elección. Y más, si la misma encarna el trocito de corazón de una ciudad entera. Porque en las manos del Señor se vuelve a poner Huelva para encomendar su espíritu, ese que lleva los reflejos anaranjados del horizonte que Él mismo quiso para el cielo de su Casa. Tiene el Señor en su cara el beso de los vientos del mar de su tierra, las suaves caricias que llegan mecidas por la marea de las marismas, la corona anudada con las espinas de una chumbera recelosa del cabezo y las marcas del tiempo recitadas al compás de las campanas de su torre. Y tiene el Señor tanta medida del arte que hasta en silencio salpicará de estrellas los ojos vacíos de quienes nunca se acercaron a Él para verle amarrar la garganta del alma de Huelva. Porque sólo así se explica que tenga el son de una voz rota cuando quiebra el espacio de la melodía por Toronjo o el quejío de una saeta macerada en la eternidad de Arcángel. Y lo es precisamente porque es lo viejo y lo nuevo, lo de siempre pero con el eco del paso por delante en las cosas del Señor, lo inalterable cuando se habla de Él, la bendita estampa guardada pasionista tras pasionista, lo que es intocable y sin manos se queda el que lo intente. Porque el Señor no tiene espacio temporal más que la devoción de quienes pasan vidas enteras amándolo, porque el Señor es la piel de Huelva cuando se miran a los ojos. Saben ya los vencejos de San Pedro que su Amo tiene pedida sinfonía para tres días y ensayan como voces blancas tras los ladrillos de su capilla para recitar un nuevo poema de amor al Señor.






La Cuaresma no será la misma para todo aquel que lleve en las entrañas su zancada dando la vuelta en una esquina de las alturas o su perfil dibujado entre las palmeras de su plaza a la caída del sol. Él solo romperá las palabras al silencio para que, como siempre, renazca la música de la fe en cada una de las casas que lo venera sin límite de pasión. Y otra vez renacerá el milagro, otra vez las mismas ventanas del pasado jugarán a resucitar a su lado, otra vez los mismo balcones agitando las emociones que fueron y que serán. Él no se olvida de nadie, ni en el cielo ni en la tierra. A todos los lleva con la misma elegancia que andando de frente por Santa Fe. No, no será un vía crucis más, será el de Pasión. Y eso, por más pesares que han de llegar, tiene vistas directas a la gloria.

http://www.larebujina.es/no-sera-via-crucis-mas-sera-pasion/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.