_

El duro comunicado de la Misericordia contra el pregón de la Velá

11 septiembre 2017

send email
print this page
El contenido del pregón de la Velá de la Fuensanta de 2017, ya tiene respuesta. Y es que la hermandad de la Misericordia, cuyos titulares son también los Santos Mártires, ha respondido a las afirmaciones vertidas por el exaltador designado por el Ayuntamiento de Córdoba, Antonio Manuel Rodríguez Ramos. Éste ha utilizado algunos de los símbolos más reconocibles de la ciudad, para realizar un encendido ataque contra otros.






asunción
Urna de los Santos Mártires que se conserva en San Pedro./Foto: Hermandad de la Misericordia
Una de las muestras más evidentes ha sido su posicionamiento, que poco tiene que ver con la celebración de las fiestas en honor a la Virgen de la Fuensanta, en relación al monumento dedicado a los Santos Mártires que se halla en el Puente Romano, frente a la estatua de San Rafael. Dos devociones históricamente ligadas entre sí, como lo prueba el hecho de que la urna con los restos de Acisclo y Victoria ha estado en alguna de las procesiones en las que Córdoba ha disfrutado de su Custodio. De hecho, aunque fue un detalle que pasó desapercibido al pregonero, en 1939, el Arcángel del Juramento procesionaba hacia la Catedral, del 9 al 17 de mayo, con motivo del final de la Guerra Civil. La imagen llegó, primero, hasta San Pedro, donde recogió la urna de los Mártires y, acompañado también por la Virgen de la Fuensanta, se encaminaron al primer templo diocesano.
El comunicado de la hermandad de la Misericordia

Ante las palabras pronunciadas en su «pregón» de las fiestas en honor de Nuestra Señora de la Fuensanta por el «pregonero» designado por el Ayuntamiento, don Antonio Manuel Rodríguez Ramos, la Hermandad de los Santos Mártires de Córdoba, que desde 1679 vela por el culto y la devoción a quienes dieron su vida por la fe bajo las persecuciones romana y califal, quiere hacer constar a la opinión pública cordobesa su más enérgica protesta y su desacuerdo tanto con el contenido como con el tono de las palabras que pronunció.
Como cualquier conocedor de la historia de Córdoba debe saber, en el Puente Romano, frente a la imagen de San Rafael, y sin duda alguna desde siglos antes de que se erigiera la estatua del Custodio de la ciudad, existió una pequeña capilla-humilladero en memoria de San Acisclo y Santa Victoria, Patronos de la ciudad cuyos cuerpos, según la tradición, fueron arrojados al río después de su martirio, de donde fueron sacados por otros fieles cristianos para darles conveniente enterramiento y culto.
La citada capilla-humilladero, que seguramente sería una modesta hornacina de piedra, desapareció del Puente Romano bien entrado el siglo XIX, aunque quedaron restos visibles en el pretil del mismo y se puede ver perfectamente en numerosos grabados de la época. En la reforma de dicho Puente terminada en 2004, los arquitectos y responsables de la misma decidieron levantar al actual monumento precisamente para recordar el que había ocupado el mismo lugar durante muchos siglos.
Desde la recuperación del monumento en memoria de San Acisclo y Santa Victoria, esta Hermandad celebra cada año, el día de su fiesta litúrgica —17 de noviembre—, un acto en homenaje a los Patronos, con ofrenda floral a la que asisten representantes de otras hermandades cordobesas. El año pasado, además, muchísimos cofrades andaluces, venidos de toda la región para el XXVII Encuentro de Hermandades de la Misericordia de Andalucía, se sumaron al homenaje y dejaron ante el citado monumento conmemorativo decenas de ramos de flores.
Que la estética de dicho monumento sea objeto de legítimo debate y de opiniones diferentes no debe llevar, como hizo el «pregonero» a despreciar su significado, ni mucho menos el recuerdo de unos cordobeses que, precisamente, murieron a causa de la intolerancia de sus gobernantes.
Por otra parte, pretender enfrentar la devoción a los Santos Mártires con la de San Rafael manifiesta, además de una indudable mala fe, un desconocimiento radical de la posición del Custodio en la religiosidad popular, pues —como también debe saber cualquier cordobés— la finalidad de las apariciones de San Rafael al padre Andrés de las Roelas que nos refieren la historia y la tradición es, precisamente, confirmar la autenticidad de las reliquias de los Santos Mártires que se habían hallado en la hoy Basílica de San Pedro en 1575. Del mismo modo, la tradición que nos relata la aparición de la imagen de la Virgen de la Fuensanta a mediados del siglo XV, a un cardador de lanas llamado Gonzalo García, incluye en su relato la presencia de los patronos, San Acisclo y Santa Victoria, como garantes que avalan la autenticidad de la aparición; en recuerdo de esta circunstancia, el paso de Nuestra Señora de la Fuensanta, que no sabemos si el señor «pregonero» tuvo ocasión de contemplar en su procesión, lleva siempre a los pies de la imagen un relicario con restos de los Santos Mártires de Córdoba cedidos por esta Hermandad. Y es tal la vinculación entre ambas devociones, que San Acisclo y Santa Victoria comparten el Patronazgo oficial de la ciudad (y los dos primeros, además, el de la diócesis).
Los tres pilares tradicionales de la religiosidad popular de Córdoba —en orden cronológico, los Santos Mártires, la Virgen de la Fuensanta y San Rafael— no tienen, pues, orígenes distintos ni mucho menos enfrentados, sino que constituyen tres hitos de una misma línea histórica que ha trazado desde hace muchos siglos la devoción y la tradición de la ciudad.
Esta Hermandad, que lleva con orgullo el título y la misión de defender y propagar la devoción a los Santos Mártires de Córdoba, de los que San Acisclo y Santa Victoria fueron pioneros y adelantados, no admite la ofensa o la burla de unos símbolos que, con independencia incluso de la posición religiosa personal de cada ciudadano, pertenecen desde hace muchos siglos a lo más profundo del alma de la ciudad.
Finalmente, la Hermandad de la Misericordia y los Santos Mártires de Córdoba aprovecha la ocasión para convocar a todos los cordobeses que lo deseen a manifestar su respeto y devoción a San Acisclo y Santa Victoria, participando en el acto de homenaje que tendrá lugar el próximo 17 de noviembre a las 17.00 horas en el Puente Romano, ante el monumento que rinde homenaje a la memoria de los Patronos de la ciudad.

http://www.lavozdecordoba.es/religion-y-cofradias/2017/09/08/duro-comunicado-la-misericordia-pregon-la-vela/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.