_

El misterio cordobés que pudo terminar en Málaga

12 agosto 2017

send email
print this page
misterioLa popular hermandad malagueña de Zamarrilla pudo tener un misterio cordobés. Un hecho que se habría producido, si la comisión encargada de estudiar los diferentes bocetos solicitados -para acompañar al Cristo del Santo Suplicio- hubiera optado por el del imaginero cordobés Antonio Bernal. Finalmente, los encargados de estudiar las diferentes escenas se decidieron por la interesante propuesta de Juan Vega Ortega.

El planteamiento del artista cordobés se basaba en las características que lo han llevado a ser un paradigma, en cuanto a este tipo de trabajos se refiere. Y es que la escena representada, en torno a la imagen titular que realizara Francisco Palma Burgos, no es otra que la de Jesús despojado de sus vestiduras. Para representarla optó por una composición con tres soldados romanos. Los dos que aparecerían en la parte delantera del paso estarán arrebatando las vestiduras al Cristo del Santo Suplicio mientras el tercero iría a caballo, arrastrando a los dos ladrones. Un sayón completaría la escena, sujetando la cruz. Se trataba, en consecuencia, de una escenificación cargada del dramatismo con que Bernal ha dotado a cada misterio que ha elaborado (Jesús de las Penas o Prendimiento). Baste recordar que la escena propuesta presenta similitudes con el misterio cordobés de Humildad y Paciencia.






El misterio de Zamarrilla

Por su parte, la corporación costasoleña ha optado por un misterio en que las figuras de los romanos acaparan la escena. Un total de seis imágenes (tres soldados y tres sayones) configuran un proyecto que podría catalogarse de innovador. Y es que, como se indica desde la cofradía de Zamarrilla, la escenificación presenta tres acciones simultáneas que giran alrededor del eje central de dicha escena donde se encuentra la figura de Nuestro Padre Jesús del Santo Suplicio.

En la parte frontal izquierda se observa al primer sayón que, arrodillado, prepara la cruz. En la parte de la derecha, un soldado romano sostiene con una mano el cíngulo del Señor mientras que con la otra sustenta, a la vez que “presenta al público”, el cartel INRI. En el centro del misterio, la talla del Santo Suplicio se halla junto al segundo sayón, que lo despoja de sus vestiduras. En el fondo, el último sayón está arrodillado preparando la otra parte de la cruz. Por último, una pareja de soldados romanos se reparten las ropas y echan a suertes la túnica. Como se puede comprobar, la representación escogida no sigue al pie de la letra el pasaje evangélico, sino que se toma alguna licencia. La más evidente es situar el sorteo de la vestidura antes de la crucifixión.

http://www.lavozdecordoba.es/religion-y-cofradias/2017/08/07/misterio-cordobes-malaga/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.