Una hermandad para Santa Marta, la mujer que hospedó a Cristo

31 julio 2017

send email
print this page
En aquel tiempo, Jesús entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo? Dile, pues, que me ayude». Le respondió el Señor: «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada». (Lc 10,38-42)
Misterio de Santa Marta
Misterio de Santa Marta / J. M. SERRANO
Ocurrió en Betania. Aquella mujer, de nombre Martha en arameo, no dudó en acoger como huésped al Señor en su casa en al menos tres ocasiones, donde hacía de ama de casa, dándole de comer mientras se quejaba de que su hermana María no le ayudaba. Ambas fueron declaradas santas por los Padres de la Iglesia, una por su vida activa y la otra por la contemplativa.
Santa Marta, dada su virtud servicial y acogedora que se recoge en los Evangelios de Lucas y Juan, fue nombrada patrona de cocineros, sirvientas, amas de casa, hoteleros, casas de huéspedes, lavanderas, de las hermanas de la caridad y del hogar. Tanta es la importancia de esta santa mujer, que el Papa Francisco escogió como vivienda la humilde residencia que lleva su nombre en el Vaticano, regentada por una congregación de monjas, en lugar de las lujosas estancias papales.

Devoción en Sevilla a Santa Marta

En 1948, sevillanos provenientes del gremio de la hostelería fundó una hermandad de gloriapara rendirle culto a Santa Marta, aunque poco después se acordó transformarla en cofradía de penitencia con la condición de que debían encontrar un misterio de la Pasión donde encajara la figura de esta santa que hospedó al Señor. El pasaje evangélico escogido fue el Traslado al Sepulcro.
Santa Marta, en besamanos / RECHI
Santa Marta, en besamanos / RECHI




De esta forma, encargaron a Sebastián Santos una imagen que pudiera tener esa doble funcionalidad, que pudiera salir tanto en una procesión de gloria como en una de penitencia. Así, el escultor realizó una imagen muy del gusto de la corporación, con detalles que probablemente nadie repararía: las uñas de las manos aparecen desgastadas por el servicio doméstico y sus pies van calzados con sandalias, en actitud de caminar en busca de Jesús y acompañarlo hasta el sepulcro.
Durante todo el año, la imagen de Sebastián Santos lleva en sus manos el acetre del agua bendita y el hisopo en la izquierda, según la «Leyenda Dorada» de Jacobo de Vorágine, que para el paso se le cambia por los tres clavos de Cristo.

pasionensevilla

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.