Los Esplendores: 25 años de la última gran exposición cofrade en Sevilla

02 julio 2017

send email
print this page
El año 92 fue especial por dos grandes muestras: por la Exposición Universal,  el propio Santo Entierro Magno de aquel Sábado Santo, «La Magna Hispalensis y Los Esplendores».
Empezamos con  «Los Esplendores». Más de medio millón de personas visitaron la exposición  «Los Esplendores de Sevilla», un magno certamen que organizó el Consejo de Cofradías y la Archidiócesis hace 25 años entre los meses de junio y julio. Todo supuso un cambio radical en modernizar el patrimonio de la ciudad que aún ha vuelto a estancarse con el paso de los años.
Divididas en tres zonas: «Las Glorias, La Pasión y Los Tesoros», celebrada con motivo del V centenario de la Evangelización de América. Podían admirarse en la plaza de San Francisco -en la antigua Caja de San Fernando – o en la plaza del Salvador – en la antigua parroquia- y en el hospital de San Juan de Dios.
Asistieron glorias como La Reina de Todos los Santos, Madre de Dios del Rosario, la Virgen del Amparo, la Virgen de la Salud, la Virgen de la Alegría, la Luz, Divina Enfermera, Pastora de Santa Marina, la Virgen de los Reyes de los Sastres estuvieron expuestas en el hospital frente al Salvador y las Nieves, ocho con sus pasos completos.
Por otro lado, en el Salvador se encontraba el paso de misterio de la Presentación al Pueblo de San Benito, la Virgen de la Victoria de las Cigarreras, el misterio de la Exaltación, la Virgen del Dulce Nombre, Pasión o el Cristo del Amor . Un total de seis pasos penitenciales y ocho de gloria.
El consejero Luis Becerra fue el comisario de tal muestra histórica para Sevilla hace justo 25 años. Un hito celebrado entre las vísperas del Corpus y la festividad de Santa Ana. La presidencia de honor estuvo regentada por S. M. el Rey Juan Carlos I y Fray Carlos Amigo Vallejo, el presidente del comité organizador.
Se trazó un itinerario iniciado en la plaza de San Francisco, para ver el engalanado Ayuntamiento, la Casa Consistorial, de los color morado, amarillo oro, celeste y carmín.
Posteriormente, se continuaría por la antigua sede de la Caja de San Fernando, lugar en el que estaban los tesoros. Veinte mantos bordados como los de la Amargura, Buen Fin, San Bernardo, los Negritos, el Valle, los Gitanos o San Isidoro.

Además, los que lo vivieron pudieron contemplar piezas de gran calibre como la custodia de Triana, Pasión, las carretas de Triana y Sevilla, varios Simpecados o bocetos de pasos de Cristo y Virgen en plata.
Asimismo, coronas de oro y plata, potencias, puñales como las de la Amargura, Esperanza de Triana, Soledad de San Buenaventura, Soledad de San Lorenzo, Las Penas, la Carretería, Museo, Tres Caídas, Calvario, Amor, San Isidoro, Santa Genoveva, Mercedes de la Puerta Real, la Paz, la Cena, San Roque, Silencio, Estrella, Santa Cruz, los Panaderos, el Cristo de Burgos, el Silencio y muchas más estuvieron en esta sede donde mostraron los tesoros de la Semana Santa. En ese lugar cabe destacar el montaje del paso del Cristo de la Divina Misericordia con el desaparecido palio de la Virgen de la Cabeza, ya que ha llegado a tener hasta cuatro palios distintos, el último aún en ejecución.
También hubo escenarios de conciertos en el interior del Salvador, la plaza, el hospital de los Venerables, San Isidoro o plaza de San Francisco. 
Otro de los importantes acontecimientos, el Santo Entierro Grande de 1992 por el citado motivo. Sin duda, un año gran para las cofradías de Sevilla.

 «Magna Hispalensis»

El palio de la Candelaria llega a la Catedral para participar en la Magna Hispalensis de 1992.





El palio de la Candelaria llega a la Catedral para participar en la Magna Hispalensis de 1992.
Otro de los acontecimientos fue esta muestra celebrada en la Santa Iglesia Catedral. Otro espacio conmemorativo para festejar el V centenario del descubrimiento de América. 
Patrimonio de valor incalculable de toda la Diócesis se dieron cita en Santa María de la Sede: la Reconquista de la ciudad, el Humanismo cristiano, la Evangelización de América, la iconografía de los santos de la ciudad, las principales devociones sevillanas, la riqueza del Barroco o las luces de la Ilustración en la Iglesia de Sevilla.
Hubo dos pasos: el del Cristo de las Misericordias de Santa Cruz y el de la Virgen de la Candelaria que fueron trasladados pocos días después de la Semana Santa.
Permitió ver pinturas de Murillo, Matías de Arteaga, piezas como la Virgen del Buen Aire de San Telmo, el San Ignacio de Loyola de Montañés, los santos dominicos de Madre de Dios obra de Gerónimo Hernández o la Virgen de la Victoria de la Parroquia de Santa Ana.
Descubrir el retablo mayor, el más grande de toda la cristiandad, la Virgen de la Sede, las Batallas, la custodia de Arfe, Goya. Faltó el Cristo de la Clemencia de Montañés, que se encontraba en la Cartuja, en concreto en el pabellón de la Santa Sede para la Exposición Universal.
Junto a galería pictóricas de arzobispos sevillanos, planos que mostraban la acción evangelizadora del siglo XVI o partituras que recordaban la importancia vital de la polifonía renacentista en Sevilla, la antológica exposición también permitió el conocimiento de la copia del Giraldillo realizada a partir de la imagen original, una pieza que acercó las formas del Renacimiento de la vieja veleta de la Giralda al millón de visitantes que llegó a alcanzar la exposición.
Vídeo: Canal Sur

http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/los-esplendores-25-anos-la-ultima-gran-exposicion-cofrade-sevilla-114098-1498823342.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.