_

Las nieves de agosto

29 julio 2017

send email
print this page
Grabado de la Virgen de las Nieves de Santa maría la BlancaUn milagro. O una broma. O un meme de whatsapp. Eso sería ver la imagen de una nevada en Sevilla hoy o mañana, o cualquier día de agosto. Un milagro que nadie se atrevería a explicar, aunque alguno ya apuntara a la nueva glaciación o el cambio climático…  Pero algo así ocurrió en Roma en el año 352.
Los sevillanos que conocen la Ciudad Eterna en este mes suelen hacer la comparación con su Sevilla natal, aunque allí puede disfrutar de las fuentes que aquí, incomprensiblemente, no disfrutamos. En esa Roma veraniega, cuenta la tradición que nevó el 4 de agosto del año 352. Año bisiesto. Constancio como Emperador en el trono y un nuevo Papa desde marzo, Liberio. Y en una de las siete colinas romanas, en el monte Esquilino, se producía el milagro. Cuenta la leyenda que la interpretación la dio la Virgen a un noble patricio, Juan. También su esposa conoció el porqué del milagro. La Virgen deseaba que en aquel lugar se le dedicara una basílica: era el milagro de la Virgen de Agosto. O de la Virgen Blanca. O de la Virgen de las Nieves. Con cualquiera de estas advocaciones la conocemos. En Sevilla también tendría templo, imagen, procesión y hermandad.




Entrevista con el papa Liberio (Murillo). Iglesia de Santa maría la Blanca, Sevilla
Entrevista con el papa Liberio (Murillo). Iglesia de Santa maría la Blanca, Sevilla
La leyenda la pintó Bartolomé Esteban Murillo en dos lienzos para la Iglesia de Santa María la Blanca, en plena judería, en un lugar que ya albergó en época medieval a una de las sinagogas de Sevilla.
En estos lienzos Murillo representó el sueño del patricio Juan, el milagro de la nevada en el Monte Esquilino, la entrevista con el papa Liberio y la procesión para señalar el lugar de la que sería la Basílica de Santa María la Mayor de Roma. Todo ello lo condensó en dos cuadros que serían una de las atracciones de la reforma barroca que se hizo a la iglesia en 1665. Lienzos que se adaptaban a los arcos, que se aparecían entre las yesería barrocas de las bóvedas, que explicaban la historia de la imagen titular del templo. Junto a estos dos lienzos, Murillo también pintó la Inmaculada Concepción, hoy en el Louvre, y el triunfo de la Eucaristía, hoy en tierras británicas. Tampoco permanecen en su lugar los lienzos que narran la milagrosa historia. Los invasores franceses, con el mariscal Soult a la cabeza, robaron los cuadros en 1810, llevándolos a Francia junto a varios cientos más. En Francia fueron adaptados como cuadros de formato rectangular. Se le añadieron unas enjutas doradas que muestran la planta y el alzado de laBasílica de Roma, según diseños del arquitecto francés Percier. La reclamación española tras la caída de Napoleón logró que los cuadros fueran devueltos, pero no a Sevilla (donde sólo volvieron para una exposición sobre Justino de Neve en los Venerables): se depositaron en laAcademia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, y en el año 1901 pasaron al Museo del Prado. En la iglesia sevillana se colocaron en su lugar unas simples copias que nos traen la nostalgia de dos obras maestras que fueron robadas del lugar para el que se crearon. Un robo histórico que demuestra el escaso peso de la ciudad frente a la capital.
Pintura de el Sueño de Patricio (Murillo). Iglesia de Santa maría la Blanca, Sevilla
Pintura de el Sueño de Patricio (Murillo). Iglesia de Santa maría la Blanca, Sevilla
La advocación de la Virgen de las Nieves quedó representada en el retablo mayor del templo, aunque la actual no es la primitiva, que aparecía en un grabado de Matías de Arteaga con barrocas vestimentas, diez querubines a sus pies y ángeles niños a modo de atlantes, una imagen que debía ser, de época muy anterior y que, según el profesor Falcón Márquez, conservaba dos pares de manos, según la información de De la Torre Farfán.  Con motivo de la reinauguración del templo y de las fiestas que se hicieron, salió procesionalmente el domingo día 2 de agosto de 1665, en el paso de la Virgen de los Reyes, estrenando coronas imperiales, adornadas con pedrería y esmaltes, un grupo que también salía procesionalmente por el barrio con motivo delCorpus en un palio de tumbilla, el de la Virgen del Rosario del convento de San Pablo.
Grabado de la Virgen de las Nieves de Santa maría la Blanca
Grabado de la Virgen de las Nieves de Santa maría la Blanca
El grupo se remodeló en 1673 y en 1791, cuando se llevó a un taller en el convento de San Leandro, con un resultado que se puede observar en un grabado fechado en 1793 y firmado porJosé Braulio Amat. En este documento gráfico se aprecia cómo la imagen ha adoptado el modelo de Virgen del Rosario.Curiosamente, aunque la imagen se representó tradicionalmente de pie, aparece sentada en el libro de la primera Regla de la Hermandad de las Nieves, que está fechado en 1732, y que recuerda la representación de Murillo en el lienzo del Sueño del patricio Juan y su esposa. La historiografía tradicional atribuyó la actual imagen, de candelero, a Juan de Astorga (1777-1849), atribución hoy desechada, ya que Astorga tenía 14 años en 1791, y que hay noticias de su sustitución el 5 de agosto de 1864, debido a su mal estado, cuando Astorga llevaba ya quince años fallecido.
Autorías aparte, pinturas originales o copias, la iglesia de Santa María la Blanca recobra en los últimos años su esplendor barroco gracias al programa de restauraciones que se está realizando en el templo. En el calor de agosto se podría recordar el título del pequeño libro que describió las fiestas que se celebraron tras las reforma de la iglesia en el siglo XVII. Un título, no apto para estos tiempos de minimalismo, que decía así: “Fiesta que celebró la iglesia parrochial de Santa María la Blanca, capilla de la Santa Iglesia Metropolitana y Patriarchal de Sevilla en obsequio del nuevo Breve concedido por N. Smo. Padre Alexandro VII a favor del Purísimo Mysterio de la Concepción sin culpa original de María Santísima Nuestra Señora en el primer instante physico de su ser. Con la circunstancia de averse fabricado de nuevo su templo para esta fiesta. Dedícase a la Augusta Blanquísima Señora, por el postrado afecto de un esclavo de su Purísima Concepción”.
Virgen de las Nieves de Santa María la Blanca / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ




Virgen de las Nieves de Santa María la Blanca / JOSÉ JAVIER COMAS RODRÍGUEZ
Corría el año 1665.
Trece siglos antes había nevado en Roma.
Trescientos cincuenta años después Sevilla, en su judería, sigue viviendo sus Nieves de agosto.
pasionensevilla

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.