.

Dos de las mejores bandas de Córdoba continuarán en el Caído

23 julio 2017

send email
print this page
Una de las notas que definen a la hermandad de Jesús Caído, no es otra que la apuesta por mantener una línea de actuación muy definida en todas sus parcelas. Así lo demuestran las recientes actuaciones, encaminadas a mantener su rico patrimonio. Las mismas han servido para poner en manos del prestigioso restaurador, Enrique Ortega, a los históricos titulares de la corporación, o para consolidar el proceso de conservación del paso procesional del Señor. Mientras que en el apartado musical, la nueva junta que preside Juan Rafael Cabezas no ha dudado en mantener a dos de las mejores formaciones de la ciudad.

La banda de música de María Santísima de la Esperanza y la de cornetas y tambores Caído y Fuensanta continuarán poniendo sus sones, durante los próximos cuatro años, tanto a la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad como al Señor de los Toreros. Una apuesta segura que viene a refrendar décadas de trabajo y tesón. Y es que en el caso de la formación constituida en 2008 -fruto de la unión de las bandas de Nuestro Padre Jesús Caído y Nuestra Señora de la Fuensanta-, se trata de uno de los conjuntos más versátiles y de calidad que pueden encontrarse en el actual panorama de la música procesional.




En su repertorio se alterna la pureza de las cornetas de Alberto Escámez (Al Pobre Zaragoza, Consolación y Lágrimas, Cristo del Amor, Evocación, La Expiración, Virgen de la Paloma y Virgen del Mayor Dolor); así como un interesante apartado de composiciones propias que dan muestra de una brillante seña de identidad (Y entre brumas expiró…, Misericordiam Tuam, Fuensanta, El Profeta, El Señor de los Califas, Córdoba, Bajo tu Cruz, Señor de la Sangre, A Tus Brazos el Hijo de Dios, Al Señor de San Agustín, Al Rey de Reyes, Alianza y Al Alba Resucitó). Estas últimas obras de compositores contemporáneos, tan reconocibles como Ignacio José García Pérez, Manuel Jesús Guerrero Marín, José Mª Sánchez Martín, Emilio Escalante Romero y Francisco Camacho Roldán.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...