¿Puede una imagen funcionar como objeto de culto y pieza expositiva?

26 junio 2017

send email
print this page
25 años después de la portentosa “Magna Hispalensis” de la Catedral y de la muestra “Los Esplendores” celebradas ambas con motivo de la Expo 92 está previsto que se este año se abra también en Sevilla otra exposición antológica de Luís Álvarez Duarte con motivo del cincuentenario de la Virgen de Guadalupe. En los casos de entonces y en el de ahora, las sedes son templos y no otro tipo de espacios porque esa supuesta incompatibilidad entre el culto y la exposición de imágenes sagradas que también son obras de arte se mantiene muy arraigada en Sevilla. Solo en Sevilla. ¿Y por qué? ¿Por qué imágenes de la provincia, de Córdoba o de Málaga se van a trasladar a la capital para participar en la muestra guadalupana de la Hermandad de las Aguas y un crucificado de la capital, el de la Sed, no estará presente ni porque la sede de la muestra sea un templo? 
Catálogo de la Magna Hispalensis
Catálogo de la Magna Hispalensis







Hagamos memoria. En 1929, con motivo de la Exposición Iberoamericana, el Salvador ya sirvió como el gran museo donde exponer imágenes de la Virgen a propósito del Congreso Mariano. Allí estuvo la Esperanza de Triana y numerosas imágenes de gloria. En el 92 La Candelaria y el Cristo de Santa Cruz estuvieron seis meses en sus pasos en la Catedral con motivo de la Magna Hispalensis. En julio, también del 92, el Salvador se convirtió en un extraordinario museo de la Semana Santa con los pasos de Pasión y el Amor, radicados en la entonces parroquia, los misterios de San Benito y la Exaltación además de los palios del Dulce Nombre y de la Victoria. Las principales imágenes de gloria se colocaron en la cercana Iglesia de San Juan de Dios. Se trataba de una exposición pero “en sagrado”
El misterio de San Benito en la exposición del Salvador de 1992 / JAVIER COMAS GONZÁLEZ
El misterio de San Benito en la exposición del Salvador de 1992 / JAVIER COMAS GONZÁLEZ
En 1999 con motivo del primer y único Congreso Internacional de Cofradías un número importante de imágenes se mostraron en sus templos durante una semana bien en los pasos o en altares de culto especiales ante las críticas del sector que piensa que una imagen no debe abandonar jamás su función cultual. Ni aunque sea una maravilla o una referencia del arte universal como el Cachorro, crucificado que, como ninguno de la Semana Santa de Sevilla, participó en la muestra “Y murió en la cruz” celebrada en 2001 en el Museo de Bellas Artes dirigida por Enrique Parejo bajo el patrocinio de la entonces poderosa Cajasur. En 2006, la muestra Munarco tuvo como sede la Catedral y aquí se expusieron imágenes de Medina de Rioseco, el pueblo vallisoletano del cardenal Amigo además del misterio de la Misión de Sevilla que fue trasladado ex profeso
La Virgen de la Victoria regresa a su barrio tras haber estado en la exposición de Los Esplendores / JAVIER COMAS GONZÁLEZ
La Virgen de la Victoria regresa a su barrio tras haber estado en la exposición de Los Esplendores / JAVIER COMAS GONZÁLEZ
Todos estos precedentes nos hacen ver que las exposiciones existen pero que nuestra imágenes, las de las cofradías no participan ni aunque se muestren en un templo.  Otras sí, incluso de mayor valor. Es el caso del Cristo de los Desamparados de Martínez Montañés que ha viajado a Córdoba, Londres, Washington o Ávila. Juan Dobado, prior del Santo Ángel y Doctor en Historia del Arte piensa que las imágenes en Sevilla viven con sus devotos casa con casa, compartiendo sus vidas y tal vez por ello no se entienda como ir a una exposición, sino con un sentido sacro apropiado. “Lo ideal – dice- es que se expongan en recintos sacros, como sucede con la magnífica labor llevada a cabo por las Edades del hombre. La Iglesia ha expuesto en numerosísimas ocasiones su valioso patrimonio en sus propios templos. A raíz de las revoluciones y desamortizaciones, las obras de arte sacras comenzaron a exponerse en museos e instituciones públicas. Esto cambió la forma de ver la imagen sacra, ya no se contemplaba en su capilla o recinto sagrado, ahora formaba parte de una sala expositiva. Pero la imagen, como podemos ver, no pierde nunca su propia identidad religiosa, y además puede cumplir una función catequizadora”
El palio de la Candelaria llega a la Catedral para participar en la Magna Hispalensis de 1992.
El palio de la Candelaria llega a la Catedral para participar en la Magna Hispalensis de 1992.
En el mes de abril y en el Santo Ángel se ha celebrado algo que se ha dado en llamar “Presencia” una exposición con más de cien mil visitas y con tres crucificados capitales de la historia del Arte. “La experiencia – nos comenta Juan Dobado, su comisario- ha sido muy positiva, ya que estando en un lugar sacro, permanecen para la misma función para la que nacieron: ser veneradas. Ha sido espectacular lo que las imágenes de los crucificados de Rojas, Montañés y Mesa despertaban en la veneración continua. Además, los visitantes sabían respetar muy bien cuando llegaban los momentos de oración, celebración de la Eucaristía o Exposición del Santísimo”
Juan Dobado junto al Cristo de los Desamparados en la National Gallery de Londres
Juan Dobado junto al Cristo de los Desamparados en la National Gallery de Londres
En Málaga sin embargo, en el espacio “ArsMálaga” dentro del Palacio del Obispo existe una zona expositiva a la que acuden imágenes sagradas. Gonzalo Otalecu, su director, indica que “en el caso de algunas exposiciones en las que se mostraban imágenes de culto se prepararon unas salas ex profeso para albergarlas. Estas salas dejaban patente que se trataba de un museo y no una capilla de oración pero adaptada para cuidar y respetar las sensibilidades que generan” Se ha conseguido exponer de cerca imágenes que más allá de su aparato devocional son referentes del arte religioso como ha sido el caso del Cristo de la Misericordia de Ruiz Montes o del Nazareno de Pasión de Ortega Bru.
Los ejemplos de Málaga o de Castilla-León con las Edades del Hombre dejan claro que es posible que la imagen, adecuadamente arropada, funcione como elemento de culto también en las exposiciones porque los usos museísticos y cultuales no son incompatibles. Lo hemos visto este año en el Santo Ángel y lo volveremos a ver en octubre en la Hermandad de las Aguas. Otra cosa es que aunque lo veamos, no lo queramos entender, que es algo muy nuestro.
El Cristo de las Misericordias en el espacio expositivo de ArsMalaga
El Cristo de las Misericordias en el espacio expositivo de ArsMalaga

http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/puede-una-imagen-funcionar-objeto-culto-pieza-expositiva-113917-1498261655.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.