_

La verdadera historia de la Virgen del Rocío

03 junio 2017

send email
print this page
En el año 1248, Fernando III El Santo conquistó Sevilla, incorporándolo a la corona de Castilla. Tras un período de repoblación que prosiguió a la caída del Reino de Niebla en 1262, fue su hijo, Alfonso X, quien reservó para la Corona como coto de caza el territorio que se extendía desde Mures (Villamanrique de la Condesa), hasta los alrededores de la marisma. Cuentan las crónicas que este mismo rey tenía la piadosa costumbre de levantar santuarios a la Virgen María en los territorios que conquistaba. (ZAMORA MOYA, José A. (2000): Vivencias (La Romería del Rocío), Algaida editores, Sevilla, p. 19). Existe base histórica para afirmar que fue Alfonso X el Sabio quién después de la reconquista islámica creó el Coto de Doñana que se extendía desde Villamanrique hasta el límite con las tierras de Niebla y quien mandó edificar en estos lugares una ermita dedicada a Santa María que con el tiempo se llamaría de las Rocinas.

El primer documento histórico que cita la primitiva Ermita de Santa María de Las Rocinas es el Libro de la Montería (1340), de Alfonso XI. En el folio 292v. se dice que La Xara de Mures, que es en el Axarafe, es buen monte de puerco en yuierno. Y en el folio 294v.: En tierra de Niebla ay vna tierra quel dizen las Roçinas, et es llana, et es toda sotos, et ay sienpre ý puercos Et señalada mjente, son los meiores sotos de correr cabo vn yglesia que dizen Sancta Maria de las Roçinas, et cabo de otra eglesia que dizen Sancta Olalla” (Argote,1582). La primitiva ermita de Ntra. Sra. de las Rocinas, debía ser visitada por cazadores y monteros. Pero esta ermita y la devoción a la citada Imagen cayeron en el olvido, tras las invasiones de los Benimerines y la posterior desolación de estos campos y villas, existiendo más de un siglo en que no aparecen noticias referentes ni a la ermita ni a la Sagrada Imagen.








La memoria popular ha rescatado del olvido y ha transmitido de generación en generación el acontecimiento que supuso el descubrimiento de la Imagen en la misma zona que ocupa actualmente su santuario y la gran devoción que despertó desde un principio. A grandes rasgos, se relata que a principios del siglo XV, Gregorio Medina, un cazador de Mures (actualmente Villamanrique de la Condesa), encontrándose junto con sus compañeros de cacería, le tocó en suerte dirigirse a la zona de Las Rocinas, lugar muy frecuentado por los cazadores, y allí en la chueca o hueco del tronco de un árbol centenario halló la imagen de casi una vara de alto hollada por las inclemencias del tiempo.

Al acercarse, pudo ver en la espalda de la talla la siguiente leyenda: “María de los Remedios me llamo”. Volvió al pueblo de Almonte, a cuyo término pertenecía aquel sitio, dando cuenta de su hallazgo. De esta población llegaron numerosos vecinos llevándose a dicha localidad la imagen. La noticia llegó a los demás pueblos de la zona, pero entre los vecinos de Almonte y de Villamanrique surgió una disputa en torno a la cuestión del acomodo de la talla, que subsanaron siguiendo la costumbre de la época, unciendo en unas carretas dos yuntas de bueyes y que su fuerza decidiera el destino de la Virgen. Ambas fuerzas quedaron igualadas sin conseguir avanzar a un lado ni a otro. Este hecho se interpretó como sentencia y se colocó la talla de la Virgen en el sitio en que fue encontrada, construyéndose una ermita de diez varas de largo gracias a las limosnas de los devotos. (ZAMORA MOYA, José A. (2000): Vivencias (La Romería del Rocío), Algaida editores, Sevilla, p. 20).

Esta versión forma parte de la tradición oral que comparten los pueblos de la comarca, salvo Almonte, que en sus Reglas (1758) establece que un cazador, sin especificar su origen, encontró la imagen. La leyenda responde a un modelo generalizado y que en este caso presenta dos variantes fruto de los intereses contrapuestos de Almonte, que reclama la exclusividad del símbolo y los demás pueblos, especialmente Villamanrique. (RODRÍGUEZ BECERRA, Salvador (1989): “La Romería del Rocío, fiesta de Andalucía”, El Folklore Andaluz, nº 3, Fundación Machado, Sevilla, p. 148). Para protegerla de las invasiones moriscas, la imagen debió ser ocultada en el tronco de un árbol y allí permaneció hasta el mencionado hallazgo.


Es en los albores del siglo XV, tras el descubrimiento de la imagen, cuando se construyó de nuevo la ermita. Aunque, tal y como hemos indicado, desde el siglo XIII, la ermita de Santa María de las Rocinas era visitada por los monteros de Mures (Villamanrique), los pastores de Almonte y los carboneros de Sanlúcar de Barrameda, el verdadero origen de la actual Romería del Rocío está en el citado hallazgo de la milagrosa imagen, hecho singular que más tarde las Hermandades irían a conmemorar, celebrando cada una su fiesta en la Ermita del Rocío. (AA. VV. (1979): Gran Enciclopedia de Andalucía, Ediciones Anel, Granada, pp. 2852-4). De este modo la tradición oral versificada en la leyenda de la aparición y el origen histórico que establece a Alfonso X como el artífice de la primitiva ermita y de la propia Virgen quedan fusionados para siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.