_

El antes y el después de una restauración (I)

21 junio 2017

send email
print this page
En los tiempos que corren, las Hermandades y Cofradías se afanan cada vez más en la conservación de ese patrimonio que han dejado generaciones pasadas en los senos de las mismas, considerándose mucho de ellos inimitables e inigualables con nuevas creaciones que muchos artesanos pudiesen realizar.
Para salvaguardar ese patrimonio, cada vez se llevan a cabo más intervenciones sobre las piezas que poseen cada una de ellas como los Simpecados, los faldones, las bambalinas, las túnicas procesionales, entre otras, pero también se llevan a cabo intervenciones en las imágenes titulares. Algunas están exentas de polémicas, pero otras dan mucho para hablar en este mundo cofrade muy crítico en este tipo de situaciones ya que si por el ojo humano no gusta, la crítica está servida.






Gran impacto visual provocaron las restauraciones llevadas a cabo en imágenes como la Virgen de Loreto de San Isidoro, que ha sido la restauración más reciente. Principalmente se centró en una limpieza del rostro y de las manos, dando un resultado muy llamativo al recuperar una policromía clara resaltándose los pómulos por el llanto profundo de la Virgen ante la muerte del hijo. Las cejas quedan más remarcadas aún junto a los labios, y dando sensación de oscuridad en cuanto a los ojos haciéndolos más pequeños. La última restauración a la cual fue sometida fue en 1955 por Sebastián Santos Rojas, a petición de la corporación.
La Virgen de Loreto antes y después de su restauración | Foto: Hermandad San Isidoro
La Virgen de Loreto antes y después de su restauración | Foto: Hermandad San Isidoro
Durante la pasada Cuaresma, a San Lorenzo regresó la imagen de Nuestro Padre Jesús ante Anás de la Hermandad del Dulce Nombre, tras el período de tiempo en el cual había sido sometida a una restauración debido al mal estado que presentaba, siendo la última intervención en 1991 por el inexistente Taller Isbilia de la propia capital. Regresó con una policromía en rostro bastante más clara, llegando a distinguirse las diferentes facciones de su tez aportando mucho más brillo a la policromía, dónde también se actuó en profundidad en la talla debido al mal estado estructural bastante deteriorado. Esta intervención fue realizada por Carmen Bahima Díaz.
Jesús ante Anás, antes y después de la restairación
Jesús ante Anás, antes y después de la restauración. Foto-Archivo
En la misma Plaza de San Lorenzo, pero en la Basílica del Gran Poder por el mes de noviembre de 2014 se presentó la restauración de San Juan Evangelista que acompaña a María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso en la Madrugá del Viernes Santo. Tras la eliminación de las tres capas policromáticas sobrepuestas colocadas entre los siglos XVIII y XIX dió un resultado algo llamativo al mismo tiempo que sorprendente pasando la imagen de un rostro oscuro, a un rostro claro recalcándose la zona de los pómulos. Dicha restauración fue realizada por Pedro Manzano.
San Juan Evangelista del Gran Poder antes después de la restaurción
San Juan Evangelista del Gran Poder antes después de la restauración|Foto-Archivo






La talla de Nuestra Señora de las Nieves de Santa María la Blanca fue repuesta al culto el pasado mes de septiembre tras el proceso de restauración al cual fue sometida por Pedro Manzano. La Virgen y el Niño regresaron recuperando una tez clara y dulce, sin que se percibiese la actuación en cuanto a policromía además se repararon las fisuras presentes, corrigiendo así mismo la sujeción pero sobretodo, recuperando la policromía original especialmente en las manos de la Virgen y en el Niño Jesús. Todo ello fue llevado a cabo tras un elaborado estudio pormenorizado y a través del uso de elementos químicos con los que solventaron las diferencias cromáticas producidas por repintes de restauraciones acometidas con anterioridad.
Nieves de Sta. María la Blanca antes y después de la restaración
Nieves de Sta. María la Blanca antes y después de la restauración|Foto-Archivo
Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder en su Prendimiento de la Hermandad de Los Panaderos fue presentado en su Capilla de San Andrés en la calle Orfila en el mes de octubre de 2014 tras la intervención al que fue sometido porEnrique Guitiérrez Carrasquilla. El principal problema que presentaba la imagen era la zona de los ensambles de la espalda y las piernas que produjo un ensanchamiento y la aparición de grietas en el cuello, lo cual supuso que se actuara también en la policromía recuperando la tez del Señor que se había perdido por la gran cantidad de suciedad acumulada.
Soberano Poder en su Prendimiento (Panaderos) antes y después de la restauración
Soberano Poder en su Prendimiento (Panaderos) antes y después de la restauración|Foto-Archivo
Por último, una de las intervenciones recientes más gratificadas fue la actuación sobre la imagen de María Santísima de la Encarnación Coronada de la Hermandad de San Benito realizada por Juan Manuel Miñarro. En la cara exterior del trabajo que realizó se sometió a la eliminación de repintes y parches que presentaba en la zona de los ojos y en el cuello, mientras que de forma interna se consolidó la estructura de la imagen, rellenando con pasta las zonas más débiles. En palabras del propio Miñarro “la restauración le ha devuelto a la Dolorosa una policromía preciosa con una textura preciosa”. La última restauración fue en 1984 en la cual José Rodríguez Rivero-Carrera le realizó un nuevo candelero.
Encarnación antes y después de la restauración
Encarnación de San Benit antes y después de la restauración|Foto-Archivo
 http://denazaretasevilla.com/2015/12/03/el-antes-y-el-despues-de-una-restauracion/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.