_

¿Celebrará Expiración una extraordinaria en 2018?

30 junio 2017

send email
print this page
Muchos son los aniversarios de los que la Córdoba Cofrade ha venido siendo testigo en los últimos tiempos, como los protagonizados por la Hermandad de Jesús Caído con motivo de los 250 años de su fundación o la del Rescatado por el 75 aniversario de su constitución en el pasado 2016 o tres años antes por el tercer centenario de su titular cristífero, entre muchos otros. En los próximos meses la ciudad está llamada a seguir siendo el escenario de otra serie de ilusionantes eventos en los que el pueblo cordobés podrá seguir participando de esas señaladas efemérides que nos obligan a recordar la extensa e intensa historia de algunas de las cofradías más representativas. Este es el caso de la Hermandad del Santísimo Cristo de Gracia con el 400 aniversario de la llegada de su titular a Córdoba – de la que hemos ido conociendo detalles poco a poco, entre los que se encuentran una salida extraordinaria – o de la Hermandad de la Expiración con motivo de su centenario fundacional.

La corporación constituida en la Iglesia de San Pablo se ha ido desenvolviendo con una absoluta discreción que apenas ha permitido conocer, ni siquiera a sus hermanos, las intenciones de quienes rigen actualmente los destinos de la cofradía con respecto a la conmemoración que, a buen seguro, llegará a su punto álgido en la fecha del 7 de abril de 2018, fecha de la reorganización que tuvo lugar catorce años después de que el Padre Claretiano Antonio Pueyo hiciese posible el traslado a San Pablo del Santísimo Cristo desde la actual San Francisco, donde la imagen había seguido recibiendo culto tras la desaparición de su primitiva cofradía penitencial.

Si bien es cierto que la hermandad, fiel a su característica prudencia, no se ha pronunciado en lo referente a este relevante aniversario, sí que caben destacar los inevitables rumores que ya han comenzado a circular por diversos ámbitos, que apuntan insistentemente, citando a miembros de la propia Junta de Gobierno de la corporación, a que en su seno se estaría barajando la celebración de una salida extraordinaria para cuya concreción se habría incluso establecido contacto con determinados antiguos hermanos mayores para sondear su opinión al respecto. Esos rumores apuntan a que esa hipotética salida estaría protagonizada por el paso de misterio que presiden el Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima del Silencio.







Sin embargo, como el mundo de la rumorología admite opiniones diversas, algunas de las fuentes señalan que esta opción que, de momento no deja de ser una intención, podría conjugarse con una salida coincidente del paso de palio de Nuestra Señora del Rosario Coronada aprovechando que la mencionada efemérides coincide con el 25 aniversario de la Coronación Canónica de la Dolorosa de Luís Álvarez Duarte, lo que no gozaría del beneplácito de algunos de estos antiguos hermanos mayores que se decantarían porque, en caso de que hubiese una salida extraordinaria, solamente la protagonizase el paso del crucificado. Las opciones barajadas deberán ser, en cualquier caso, confirmadas y concretadas o desechadas en los próximos meses, habida cuenta de que 2018 ya se halla en el inminente horizonte y sea cual sea la opción seleccionada, esta deberá recibir el preceptivo refrendo del cabildo general de hermanos.

Recordemos que tras la mencionada reorganización cuya fecha está fijada el 7 de abril de 1918, la corporación realizó su primera salida en la tarde del Viernes Santo de aquel mismo año. Un momento que quedó inmortalizado para siempre en la mítica fotografía en la que el Santísimo Cristo de la Expiración aparecía sobre su paso a las puertas del templo, ya en compañía de María Santísima del Silencio, una donación, en aquel entonces, bajo la clásica y extendida advocación de los Dolores. A partir de ese instante, la cofradía comenzaría una nueva etapa que le serviría para ir definiendo un estilo marcado por la sobriedad, convirtiéndose también en una presencia indispensable en la procesión oficial del Viernes Santo y dando lugar a otra fotografía – también compartida en anteriores publicaciones – tomada durante una de esas habituales participaciones en su recorrido por Santa Victoria. Aunque con unas circunstancias que mantuvieron a la cofradía en constantes altibajos – al igual que en otros tantos casos – la década de los 40 supuso un nuevo renacimiento para la hermandad que traería consigo la notable presencia universitaria en su nómina de hermanos – con lo que la hermandad comenzó a ser popularmente conocida como la de los Estudiantes – y décadas más tarde con la trascendental innovación que la Expiración introdujo en la Semana Santa de Córdoba con la creación de la que sería la primera cuadrilla de hermanos costaleros.

La recordada Coronación Canónica de Nuestra Señora del Rosario, por su parte, comenzaba a tomar forma en el marco del que en aquel momento era el 75 aniversario de la reorganización de la Hermandad de la Expiración, con lo que 1993 prometía ser un año especialmente importante para la corporación del Viernes Santo. No obstante, el deseado resultado nacería de otros sucesos anteriores que comenzaban el 18 de diciembre de 1991, fecha en la que quedaban designados los miembros y personalidades que formarían las Comisiones de Honor y de Trabajo en calidad de órganos colaboradores de la Junta de Gobierno que, a su vez, se convertirían en los responsables del programa de actos de una celebración de este calibre.

Era entonces cuando, dentro de esa relación de eventos, la Hermandad de la Expiración presentaba a la autoridad eclesiástica la idea de la Coronación Diocesana de la Virgen del Rosario, la cual no solo fue acogida con gran satisfacción, sino que la respuesta trajo consigo la propuesta de la Coronación Canónica dada la secular ligazón del Santo Rosario al Convento de San Pablo, acordándose unánime y finalmente afrontar esa iniciativa mediante un Cabildo Extraordinario que tuvo lugar el 26 de abril de 1992. Con los oportunos trámites, el 7 de octubre – coincidiendo con la festividad de Nuestra Señora del Rosario, Fiesta de Regla de la corporación – se fijaba la celebración litúrgica con la que el prelado firmaba también el Decreto de Coronación. En ese instante, la Hermandad recibió el apoyo y cariño de numerosas personas, entre las que cabe mencionar a Miguel Castillejo y fray Ricardo de Córdoba, quienes acompañaron a José Antonio Infantes Florido en una jornada de asistencia masiva que incluía a la práctica totalidad de hermandades tanto gloriosas como penitenciales. Por supuesto, no podían faltar tampoco la Agrupación de Hermandades y Cofradías amén de los hermanos mayores de las hermandades de Nuestra Señora de las Angustias y Nuestra Señora de los Dolores, ambas Coronadas.







El tiempo se iba descontando y la corporación volvía a poner su confianza en las hábiles manos de Luis Álvarez Duarte, al que se le encomendaba la tarea de realizar las pinturas del cartel anunciante tanto del 75 aniversario de la Hermandad de la Expiración como del anunciamiento de la Coronación Canónica. Los actos se hacían públicos, definitivamente, el 15 de enero de 1993, aunando la conmemoración de la constitución de la cofradía y la Coronación Canónica de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos, haciéndose oficial a una vez el deseo conjunto de que a la Santísima Virgen se le impusiera una corona de oro diseñada por Álvarez Duarte que, tan solo unos meses después y con la inestimable ayuda de generosas donaciones – y 33 gramos de oro donados por la Agrupación en nombre de cada una de las hermandades agrupadas – comenzaba a labrarse en los famosos talleres cordobeses de Francisco Díaz Roncero.

Los consabidos actos – que albergaron la exposición denominada “Orfebrería y Bordados de la Expiración, contabilizando hasta 5.000 visitas – hacían de antesala de la ansiada Coronación, contando con la entrega y la participación de toda la comunidad cofrade, incluida la de fray Ricardo de Córdoba – responsable directo de la llegada de la Virgen del Rosario a la ciudad califal – que ofició la Función Principal de la Hermandad que tuvo lugar el 7 de octubre de 1993, al término de la cual se presentó la célebre pintura al óleo de Álvarez Duarte para la ya cercana Coronación Canónica.

Llegaba por fin el 31 de octubre, tras horas previas de lluvia y, a las 15:30 horas, las puertas de la bellísima e incomparable Catedral se abrían para acoger en su interior a las casi 6.000 personas que no quisieron dejar pasar la oportunidad de ver cómo era coronada la dulce y hermosa Virgen del Rosario, acompañada también en esa jornada del Santísimo Cristo de la Expiración, siempre con la mirada clavada en el cielo. Al fin, José Antonio Infantes Florido subía al rico paso de palio y, con la ayuda de la madrina y el padrino del evento, le impuso a Nuestra Señora del Rosario la magnífica joya. Así, a las 18:22, la multitud aplaudía llena de emoción y satisfecha ante los sones del Himno Nacional y el inolvidable momento que acababan de vivir.

http://www.gentedepaz.es/celebrara-expiracion-un-extraordinaria-en-2018/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.