_

Sevilla, 1565. El año que se fundó la Hiniesta

16 mayo 2017

send email
print this page
Grabado publicado en Civitatis Orbis Terratum. Dibujo de Joris Hoefnagle
Reinaba su Católica Majestad Felipe II, el hijo del emperador Carlos y de la Emperatriz Isabel de Portugal. En sus dominios «no se ponía el sol». Europa, América, Asia, África, Oceanía… El año en el que Legazpi ocupaba las islas Carolinas, hoy llamadas islas Marshall, de la fundación de Río de Janeiro y del desembarco en la Florida de Pedro Meléndez, que fundaría San Agustín, nombre en castellano de Padre de la Iglesia para un enclave en los actuales Estados Unidos. Y el año de la primera victoria sobre Malta, siglos antes del 12 a 1 futbolístico, en esta ocasión expulsando definitivamente al peligro turco de la isla, con la actuación de los Caballeros Hospitalarios.
Sevilla tenía de Asistente, vulgo alcalde de hoy, a Don Francisco Chacón, que acababa de colocar sus armas en las recién terminadas obras de las galerías, alta y baja, de las casas consistoriales. Un alcalde dejando constancia de su paso, nada nuevo bajo el sol. Por las calles de la ciudad Mateo Alemán ya portaba entre sus manos el título de bachiller en Artes y Filosofía por elcolegio de Santa María de Jesús, edificio hoy desaparecido que se situaba en la actual Puerta de Jerez y del que sólo se conserva su capilla, hoy sede del Consejo de Cofradías. Otro signo de los tiempos…
El puerto de Sevilla en el siglo XVI
El puerto de Sevilla en el siglo XVI
La ciudad era el río y el río la ciudad. El monopolio del comercio con las Indias había convertido a Sevilla en uno de los centros comerciales del viejo continente, con un intenso tráfico de mercancías y personas que se vio reflejado en una gran afluencia, no sólo de capitales, sino también de ideas y de nuevos gustos estéticos. Un lugar para la llegada de nuevas formas de pensar (San Isidoro del Campo fue uno de los pocos focos protestantes que se produjeron en un país donde se ejercía un férreo control del pensamiento) y para la llegada de un estilo artístico nuevo, el Renacimiento, ya con un siglo de vida en Italia.
La iglesia de la Anunciación
La iglesia de la Anunciación






Precisamente en 1565 se iniciaban las obras de laiglesia de la Anunciación, la Casa Profesa de los jesuitas en la ciudad, un templo que seguiría las formas de la iglesia del Gesú de Roma: planta de nave única, cruz latina y bóveda semiesférica sobre el crucero. Todo AMDG, a la mayor gloria de Dios en una ciudad que remataba con los bronces de Bartolomé Morell la cristianización del alminar musulmán de su antigua mezquita. El cuerpo de campanas de la Giralda estaba a punto de ser terminado.
Ciudad de emigración y de inmigración. Se iban los que querían buscar aventuras, o un mundo mejor, y llegaban muchos con mejor situación que la mayoría de los locales. Una corriente migratoriabien de paso hacia América, ó, en numerosas ocasiones, con estancia definitiva en la ciudad que produjo cierta movilidad social a través de losmatrimonios de la burguesía mercantil, que intentaba ganar prestigio social, con la nobleza, que necesitaba una inyección económica. De esta forma, apellidos extranjeros (Bucarelli, Mañara, Pinelo…), consiguieron en este siglo títulos nobiliarios, uniéndose con la familias de mayor enraizamiento histórico en la ciudad. Mercaderes de diferentes países de los que quedaría constancia incluso en el propio callejero de al ciudad: genoveses, portugueses, flamencos, franceses, florentinos, pisanos…
Una ciudad hacia el exterior y hacia el interior. 38 conventos se intercalaban en su viario, de los cuales la mitad eran femeninos, un callejero salpicado de microciudades donde reinaba el silencio y donde la vida se marcaba por un tiempo diferente de toques de campanas y de oraciones. Más de 3.000 personas eran frailes o monjas, con posiciones muy dispares: la abadesa de San Clemente podía manejar tierras en todo el Aljarafe y un fraile de un convento modesto podía llegar a depender de la caridad pública en épocas de carestía.
Vista de Sevilla en el siglo XVI
Vista de Sevilla en el siglo XVI
Ciudad centro del mundo, de riquezas y de mendigos, de libertades y de esclavitudes.
Como ciudad de tránsito, Sevilla era un centro de la esclavitud de la época. Junto a Lisboa, era la ciudad europea con más esclavos, procediendo éstos en su mayoría de África, Canarias y América. En 1565 podía haber en la ciudad unos 6.000 esclavos, cuya subasta se solían realizar en las gradas de la Catedral. No fue sólo un lujo de nobles, ya que muchos artesanos tenían alguno como ayuda en sus talleres. Esclavos negros con hermandad propia de penitencia o aparición de «esclavitudes», esa denominación de hermandades que tan marcada lleva en su nombre el origen de su componentes.
Gerena y una visión idealizada de la Giralda por Hoefnaguel
Gerena y una visión idealizada de la Giralda por Hoefnaguel
Una ciudad que en 1565 fue retratada como pocas veces en su historia, en lo grabados de Hoefnagel realizados para Civitates Orbes Terrarum, el compendio de las ciudades de la época. Dibujos de Giraldas abiertas, de forma imaginaria, en su interior; de vistas infinitas de una urbe en cuyos alrededores se apedreaba y se insultaba a los cornudos y cornudas de la época, unas vistas interminables que siempre hacían protagonista al río Guadalquivir, o en las vistas interminables del flamenco Anton Wyngaerde, el mejor dibujante de vistas de ciudades de su época, que por encargo de Felipe II, realizó dibujos de la ciudad con una espectacular precisión y contenido descriptivo, lo que no le impedía una soltura en el dibujo, color y perfiles que convertían a sus grabados en auténticas obras de arte.
Una ciudad que aquel año vivió una epidemia de peste, otro más que añadir a una larga lista, y que tuvo un mal año agrícola, otra vez, causante de hambrunas, unas sequías que motivaron la salida extraordinaria al año siguiente de la Virgen de los Reyes o del Cristo de San Agustín, nada nuevo bajo el Sol que no se ponía…
Vista de Sevilla. Detalle procedente del Civitates Orbis Terrarum (siglo XVI)
Vista de Sevilla. Detalle procedente del Civitates Orbis Terrarum (siglo XVI)

La fundación de la Hiniesta

En aquella ciudad, dos años después de un Concilio de Trento que espoleaba a la creación denuevas hermandades y cofradías que reflejaran una piedad cercana al pueblo, el provisor del Arzobispado, don Gil de Cebadilla, por la notaría de Don Francisco de Aragonés, aprobaba las reglas de la nueva hermandad de la Hiniesta. Era la definitiva confirmación de una historia comenzada muchos antes, con precedentes en el antiguo hospital de los huertanos, en la antigua calle Rascaviejas, en el viejo barrio de San Julián de Vírgenes medievales, en las disciplinas de de Jueves Santo por la noche con la imagen de un Crucificado…
Cartel del aniversario de la Hiniesta
Cartel del aniversario de la Hiniesta
Nuevas reglas para una hermandad que señalaban su cabildo general en Domingo de Ramos y la salida penitencial en la tarde del Jueves Santo con «túnica de angeo o de presilla, e que otro más delgado lienzo no pueda ser, con un capirote redondo e una cinta de baqueta hasta abajo, e un escapulario bajo con insignia, e media pierna abajo, descalzo, e que el que estuviera enfermo, pueda llevar alpargates».
Nacía, oficialmente, la hermandad de la Hiniesta. Una larga historia de azul y de plata, con años de esplendor y años de extinción, con imágenes cambiantes en el tiempo, con alegorías olvidadas, con incendios provocados que acabaron con sus imágenes, con años precarios y años de esplendor, pero siempre con un viejo barrio que, como su hermandad, tiene algo de Ave Fénix que le hace renacer de sus cenizas cada Domingo de Ramos. 450 años de historia así lo demuestran.








http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/sevilla-1565-el-ano-que-se-fundo-la-hiniesta-83891-1444725690.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.