Una Semana Santa de contrastes en Cádiz

20 abril 2017

send email
print this page
Después de diez días que han ido de la incertidumbre al esplendor y de la ilusión al lamento, Cádiz despidió una Semana Santa que ha dejado un regusto amargo en la ciudad y en la comunidad cofrade. Una Semana Mayor que llamaba a las puertas de la Catedral con novedades, tanto positivas como negativas, pero siempre monopolizada por la fractura entre el Consejo de Hermandades y la cofradía del Perdón, que finalmente suspendió su salida procesional de la madrugada del Viernes Santo.

Por delante quedan 341 días para la llegada del nuevo Domingo de Ramos. El 25 de marzo de 2018 comenzará las próxima Semana Santa gaditana y entonces podremos comprobar cómo han evolucionado las cosas durante un año en el que deben producirse cambios. Unos necesarios y otros obligados. Un trayecto que, de inicio, tiene a la vista nuevas elecciones a la presidencia del Consejo de Hermandades -Martín José García, que va camino de los diez año en el cargo, aún no ha confirmado si se presentará a la reelección- y la resolución de la situación de la cofradía del Perdón, a la que el secretario diocesano no permitirá realizar el cabildo de elecciones a su Junta de Gobierno.

Ambas situaciones están previstas que se resuelvan antes de la llegada del verano, cuando también se celebrará, el día 24 de junio para ser más concretos, la procesión Magna Mariana en conmemoración del 150 aniversario de la proclamación de Nuestra Señora del Rosario como Patrona de Cádiz. Muchos asuntos por delante, pero ahora es momento de hacer balance de la Semana Santa 2017 que acaba de pasar a la historia.

Una Semana Santa que arrancaba con incertidumbre. Esta vez no por la posibilidad de lluvia, sino por la irrupción de viento de levante, una situación que incluso puso en peligro los desfiles procesionales de dos de las hermandades del Domingo de Ramos: Borriquita y Despojado. La primera, que volvía a salir desde San José -la última vez fue en 1974-, se vio obligada a variar su itinerario -tanto de ida como de vuelta- por García de Sola y Acacias, recorrido que también siguió el Despojado. Las Penas, por su parte, que estrenaba recorrido -en contra de su voluntad- por Campo del Sur y el barrio de El Pópulo, también sufría los estragos del viento en un tránsito desde Sagasta a Santa Cruz que no olvidarán.

Y el viento, que siguió presente el Lunes Santo, dio paso a unos días de esplendor cofrade y bullicio en las calles. Un ambiente enturbiado por la desangelada Madrugada del Viernes Santo y las vísperas de ésta, cuando la fachada de la sede del Consejo de Hermandades de Cádiz amanecía con pitadas insultantes y referencias a las polémica con el Perdón, una situación rápidamente denunciada por la familia cofradiera gaditana, que mostraba su más absoluto rechazo a esos actos.

La Madrugada no fue tal sin el Perdón en las calles y con tan sólo la cofradía del Descendimiento iniciando su estación de penitencia más allá de la medianoche. Para colmo, la organización brilló por su ausencia durante esa noche, otrora santo y seña de la Semana Santa gaditana. Medinaceli llegó con media hora de retraso a la plaza de Candelaria. El tiempo que tuvo que esperar parada su cruz de guía a que Descendimiento -que iba en hora- llegara a la Catedral por Compañía. Un desajuste horario que bien se podía haber solucionado con anterioridad y que deslució un poco más la noche.

En cuanto al Viernes Santo, confirmó las sensaciones del pasado año. Una jornada que ha perdido fuerza con la estación de penitencia de tan sólo tres cofradías después de que Servitas emigrara al Viernes de Dolores. No obstante, una de las grandes novedades de esta Semana Santa tuvo lugar el Viernes Santo, con la salida de Expiración desde Santa María a causa de las obras en la Castrense.

Más allá de los desfiles procesionales, volvió a mostrarse la falta de civismo y, a veces de educación, de muchos gaditanos. Primero, convirtiendo muchas zonas de la Carrera Oficial en un auténtico vertedero, haciendo caso omiso a las papeleras y dejando todo tipo de envases, envoltorios y plásticos por el suelo. Y segundo, permitiendo a los niños campar a sus anchas por medio de las procesiones bola de cera de mano, haciendo imposible por momentos la estación de penitencia de muchos hermanos de las cofradías. Capítulo aparte merece la proliferación de sillas de playa por todos los rincones de la ciudad…

Queda un año por delante para la próxima Semana Mayor gaditana. Un año en el que deben producirse cambios y en el que el hermanamiento entre todas las cofradías debe prevalecer por encima de todo. Un año de espera, para muchos, para poder volver a ver el Perdón a las claritas del día.

https://www.cadizdirecto.com/una-semana-santa-contrastres/

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.