Tres grandes Crucificados antes del fin

15 abril 2017

send email
print this page
Viernes Santo y como toda la Semana Santa luce el sol. Día de luto, sobriedad y silencio en las calles de Cádiz que con sus procesiones dan testimonio de la muerte de Jesús. La hermandad de la Sed era la primera en salir desde la Merced y a ella se unieron Expiración, desde Santa María y finalmente Buena Muerte que una vez más desde San Agustín puso el broche final para una jornada que no decepcionó.

Expiración protagoniza una salida histórica

Este Viernes Santo era diferente. La hermandad de Expiración protagonizaba un importante capítulo en su historia al realizar una brillante salida procesional desde la iglesia de Santa María. El Jueves Santo ya había sido muy especial para esta corporación que estuvo muy presente en la estación de penitencia del Nazareno. Minutos antes de la salida muchos files se concentraban alrededor del templo del Regidor Perpetuo. Había mucho interés por ver a esta cofradía que debido a las obras de la iglesia Castrense, se había trasladado de sede para la procesión. Las dimensiones de los dos espléndidos pasos hacían imposible realizar la salida desde la iglesia de Capuchinos donde se encontraban temporalmente los titulares de ahí que desde Expiración se pidiera permiso a las madres concepcionistas y a la cofradía del Nazareno de Santa María para poder iniciar desde allí la procesión.

Para Elisa Montero, hermana mayor, se trataba de la primera vez que se ponía en la calle el cortejo con ella como máxima responsable. «Sentimos mucha ilusión ante esta salida. Nuevo recorrido, junta nueva, es un estreno a lo grande». Los días previos han sido muy intensos y de nervios y emociones muy diversas. Ahora Montero, cofrade joven pero experimentada, se sentía enormemente feliz al comprobar que todo estaba dispuesto, una vez más, para que su hermandad saliera a las calles de la ciudad.

A la hora prevista se abrieron las puertas de Santa María. Empezaron entonces a salir las secciones de penitentes del Cristo mientras que el capataz, Francisco Vázquez, ordenaba a sus cargadores que fueran despacio para situar el paso en la posición adecuada. En el cortejo iba el director de la Guardia Civil con el uniforme de gala y representación de la curia castrense junto al director espiritual de la hermandad, César Sarmiento.

El impresionante paso de misterio iba adornado con claveles rojos y a los pies del Cristo se encontraba el tricornio de gran gala de la Guardia Civil que ya lució el año pasado. Tras superar sin problemas la puerta, sonó de forma solemne el himno nacional. Después se procedió a elevar la cruz que hasta ese momento se encontraba tumbada.

El hermano mayor del Nazareno de Santa María, José Manuel Verdulla, fue el encargado de dar la primera levantá en un gesto que se había producido a la inversa el día anterior cuando Elisa Montero tomaba el martillo en la Virgen de los Dolores del Nazareno. Después, la agrupación musical Lágrimas de Dolores de San Fernando interpretaba la marcha Regidor Perpetuo en honor al Nazareno de Santa María. Al salir hubo que superar un cable cruzado de tendido eléctrico que impedía el avance del paso de misterio. La banda que acompañó al Cristo fue una de las novedades de Expiración ya que en esta ocasión y después de muchos años no llevó el acompañamiento de Polillas.

Tras el paso del Cristo llegó el turno al imponente palio de María Santísima de la Victoria. Junto a las secciones de penitentes, numerosas mantillas acompañaron la titular de la corporación. La Virgen estrenaba el fajín del General Serrano. Además iba en el paso una varilla en recuerdo de Domingo y Manuel Fernández, hermanos fallecidos este año. Llevaba un manto de terciopelo color cereza que regaló hace treinta años un antiguo hermano mayor, Joaquín Díaz. En la salida se podían contemplar sus varales de estilo malagueño, sus respiraderos... El palio salió a pulso, dirigido por el capataz José Antonio Moreno que contó con una cuadrilla que se aplicó a fondo.

Fuera se le colocaron las caídas y las capillas laterales. La Virgen iba adornada con flores blancas y rosas. Tras la Marcha Real, la banda de música Virgen de la Estrella de Puerto Real interpretó Victoria para este impresionante palio que siguió los pasos del Cristo por el Campo del Sur para hacer estación de penitencia en la Seo gaditana.

Sed de progresar en las Siete Palabras

La cofradía del Viernes Santo sigue avanzando con un nuevo y estilo diferente en el paso de misterio y un cortejo que se mantiene vivo.

A sus 9 años Sergio mira desde su metro y medio de estatura como los cargadores de Siete Palabras, ahora bajo la advocación del Cristo de la Sed, van poco a poco colocándose bajo los palos del nuevo paso de misterio de la hermandad. El joven cofrade ansía algún día cargar a su titular que poco a poco sale de la Iglesia de la Merced con la cruz baja a la espera de que fuera y con una curiosa maniobra el Crucificado tome altura.

Suena 'Sed y Piedad', marcha de estreno que interpreta la banda de Cornetas y Tambores Amor y Paz de Montero. La cuadrilla de cargadores del misterio ha hizo entrega hace meses a la Junta de Gobierno de la partitura de esta marcha que suena delante de la iglesia del barrio de Santa María.

El principal estreno de la hermandad es un paso que ya está tallado y que sale por primera vez a la calle. Demostración sin duda de los intentos de progresión de esta cofradía el Viernes Santo gaditano. Asimismo, la hermandad ha cambiado de vestidor, el cuál le ha dado un nuevo aire a las vestimentas del misterio, con ropajes más italianos lo que también es sin duda un reflejo de sones de cambios novedosos en la cofradía.

Hay que recordar que las tallas del misterio son jóvenes. Luis González Rey es el autor de todas ellas desde que comenzara en 1994 y que culminara con el Cristo en 2007. Otra de las novedades de la Sed son los candelabros realizados por Juan Carlos García Diaz y las caídas del mismo.

Si el Miércoles Santo la Merced se volcaba son su Cristo de la Sentencia, el Viernes no es para menos con el Crucificado de la Merced, que hará Estación de Penitencia en primer lugar debido a al salida de Expiración desde la iglesia de Santa María.

Sed de progresar en una hermandad que va a más y que todo lo cuida y sobre todo lo mismo. Porque más de siete palabras son las que resuenan en las Canastas cuando el Señor cruza por el centro de la plaza.

El Crucificado de Cádiz, Silencio y calma

La hermandad de Buena Muerte pone el luto y el recogimiento con una de las mejores tallas de la Semana Santa gaditana y un cortejo cuidado y señorial

Solo cuatro enormes hachones iluminan la portentosa talla del Señor de la Buena Muerte. Luz tenue pero suficiente para comprobar la grandiosidad de esta obra anónima de 1648. Silencio absoluto en la Plaza de San Agustín por Cristo yacente en su cruz. Dio la vida por todos y en su Buena Muerte el Señor resucitará horas más tarde para el gozo de una hermandad de negro y señorial que ya está en la calle sin las luces y en su camino a la Estación de Penitencia en Catedral.

El Crucificado de Cádiz por excelencia, porque no hay quien no hable de la talla del Cristo del Silencio, del Cristo de la Buena Muerte. Y aunque la hermandad no permita el paso a la iglesia a parte de la prensa para poder vivir y contar el recogimiento momentos antes de salir, y destacar la grandeza de la Buena Muerte, nada frena el poder emocionarse una vez que el Crucificado sale y todos callan. Porque ante eso, no hay decisión de Junta de Gobierno que lo pueda evitar.

Negro, silencio y oscuridad. De San Agustín, por Cobos, Catedral, Carrera Oficial y vuelta por San Francisco. La ciudad enmudece ante el paso del Señor y Madre del Mayor Dolor. Una hermandad diferente que casi pone el sentir de muchos días de pasión y fervor recordando que la semana mayor también debe ser reflexión y recogimiento.

Sin estrenos en este 2017, la cofradía pone a las 21:15 su Cruz de Guía en el dintel de la puerta, una vez que las luces han sido apagadas para que la sobriedad sea aún mayor. Túnica negra y solo una cruz blanca en el antifaz de los hermanos penitentes que hacen gala de la propia identidad de la Buena Muerte.

Minutos más tarde, el palio de la Virgen del Mayor Dolor a mandos de Joaquín Cortés, llora por la muerte de su hijo y nos hace pensar que la Semana Santa va poco a poco acabando, siendo el preludio del Santo Entierro, y lo más importante, de la resurrección del Señor.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.