Luces y sombras de un Lunes Santo esplendoroso que acabó desbordado en Sevilla

11 abril 2017

send email
print this page
Tras el Lunes Santo aciago del año pasado había muchas ganas de ver en la calle a las primeras cofradías del día que no pudieron salir el año pasado. Fue, quizá por ello, uno de los años en los que más público se notó en las calles y también el crecimiento de las cofradías, tanto en lo artístico como en el número de nazarenos. No se sabe si fue esto lo que motivó la alrededor de media hora de retraso que tuvo la jornada, que dejó parada a la hermandad del Museo cerca de 45 minutos completamente comprimida en Alfonso XII nada más salir. Fue una jornada de luces y contraluces donde el sol fue el protagonista absoluto.

San Pablo

A eso de las 11.30 horas, hacía una temperatura agradable y un aire que relajaba los cuerpos tras un Domingo de Ramos caluroso. Pronto se comprobaría que este Lunes Santo no se quedaría atrás. En el Polígono de San Pablo había mucha emoción en las caras de los vecinos y los grandes bloques de pisos aparecían engalanados. Salía el Cautivo andando al son de Triana, que era el que pedía Rafa Gordillo en la entrevista que concedió a ABC. La Virgen, la «Reina de los corazones de San Pablo», como decía su capataz, llevaba prendida del respiradero frontal la vara del hermano mayor que dejó huérfana Miguel Ángel Campos. Un detalle para el recuerdo, como la foto del último año bajo un palio liso, ya que el año que viene este lo que saldrá será una nueva joya de la Semana Santa, con un dibujo de Javier Sánchez de los Reyes y el bordado de Charo Bernardino que, por problemas de la complejidad de la obra, no dio tiempo a estrenarlo este año. Presidía el palio el teniente coronel del batallón II de la UME.

Santa Genoveva

Las cofradías de barrio hay que verlas en sus barrios. Ahí está su esencia. Si el polígono vibra con su Cautivo, qué decir del Tiro con el suyo. Ya lo dijo el pregonero: «A mí me gusta el Cautivo por Julio Romero de Torres». Allí aprendió a andar su hijo, como caminan tantos vecinos detrás del Señor. El barrio ayer no cabía en sí de gozo tras el disgusto del año pasado. Y por eso los bares estaban a reventar. Los chinos vendían como si fueran una cervecería y hasta la tienda de electricidad de Almirante Topete hacía su agosto a base de bocadillos y bebidas. Y entre tanto la cofradía atravesaba la calle larga del barrio cuando ya empezaba a apretar el calor. Una saeta de Álex Ortiz levantó los primeros oles en Romero de Torres y, a en la esquina con Almirante Topete, fue el solo de «Emmanuel» lo que provocó la ovación. Pasaba el Cautivo y allí estaba Juan Bernardo, un cura de California que ha venido a ver la Semana Santa. Estaba impresionado y daba la que probablemente sea la mejor definición de la Semana Santa: «La fe materializada en historia y arte del pueblo». Lo ha captado este sacerdote en menos de 24 horas en Sevilla. Será porque las cosas se hace bien. El palio de la Virgen de las Mercedes, uno de los que mejor andan de la Semana Santa, dio una vuelta magistral hacia Almirante Topete a los sones de «Coronación».

Redención

La antigua plaza de López Pintado parecía un cuadro costumbrista. El azul celeste puro del cielo combinado con el verdor de los naranjos salpicados de azahar, los balcones engalanandos, las fachadas encaladas del antiguo Corral del Conde, el ocre del palacio de Villasís… y un río púrpura caudaloso que vertía a Santa Catalina. Todo quedó en un segundo plano cuando salió el misterio, más imponente que nunca con las túnicas bordadas de todas las figuras. Y el andar, sobrado de compás, pero elegante, sin abusar de los cambios. El sol hace el contraluz perfecto. Una petalada al entrar en Santiago, picando el izquierdo y abriendo siempre hacia adelante. El hermano mayor que presidía el misterio no cabe en la túnica. Tras el disgusto del año pasado, José Antonio Moncayo cumplía años y no hubo mejor regalo que el día de ayer. Cuando el misterio alcanzaba Almirante Apodaca, la Virgen del Rocío salía de la iglesia estrenando el impresionante manto que no pudo lucirlo por la lluvia el año pasado. Llamó la atención el exorno floral multicolor, pero sobre todo el conjunto del paso de palio que simboliza el crecimiento de esta hermandad. A la salida, Manuel Cuevas le cantó una saeta que puso bocabajo la plaza y que terminaba diciendo: «Yo nunca olvidaré el día que Sevilla fue testigo de ver al Rey a tus pies».

Santa Marta

Eran las seis de la tarde y en el recorrido serpenteante que hace Santa Marta hasta llegar al Duque no cabe un alfiler, ni una silla más de los chinos… A las 18.21 se abrían las puertas y comenzaba a sonar campanas a funeral. Elegantísimo el cortejo, que salió apresuradamente. Son nazarenos que no paran de andar, juntos, sin descomponerse jamás y siempre mirando al frente. Una de las cofradías que ha crecido más en proporción a sí misma (un 70% en los últimos 25 años) que saca ya mil nazarenos y que es capaz de sacar todo su cortejo en 25 minutos. El termómetro marcaba 28 grados y sol daba de plano en el cuerpo lívido del Cristo de la Caridad, que a pesar del calor seguía dando la impresión de estar frío, como acertó a decir Javier Rubio en su meditación. El paso de va como una ensoñación, con el humo del incienso y los rayos de sol y uno se cuestiona si Ortega Bru en vez de cumplir cien años hubiera cumplido 400…

San Gonzalo

19.20 horas. Se forma el revuelo en la Magdalena. El cronista está al lado de dos turistas. Al primer arranque del paso, primera ovación: «Esto no es cofradía de negro por eso la gente aplaude». No anda mal encaminada la mujer que le explica a su marido lo que viene de Triana. Suena ahora «Costalero del Soberano» ante el despacho de calentitos, que está abierto. Un nudo en el estómago no se sabe si por cómo lo borda Fede Barrero con los cambios o por la que le entra a uno por el cuerpo de pensar en comer churros a casi 30 grados en mitad de la bulla. De una chicotá recorre toda la zona de la parroquia hasta la plaza de la Magdalena.

Las Aguas

Pasa San Gonzalo y se forma el mayor tapón del día. A todo el mundo se le ocurrió la misma idea: ir a buscar a las Aguas a la calle Zaragoza. Aquello se convierte en una pseudo carrera oficial de sillitas, carritos y comedores de pipas y, en la calle Moratín, un botellón. Pero vamos a lo importante: la cofradía del Dos de Mayo. En Doña Guiomar, pasa el misterio a los sones de las Tres Caídas al son de «Silencio». Vaya paradoja. Por Castelar, la Virgen de Guadalupe cruza los naranjos y todo el mundo comenta la vestimenta:va de hebrea.

Vera Cruz

Son las 20.50 cuando la Vera Cruz llega a la Campana y se hace la noche. Es como si el cielo cambiara su color para recibir a las cofradías rigurosas del día. A esa hora del ocaso, la luna aparece inmensa sobre la torre de San Pedro. En ese momento, la cofradía de la Redención atraviesa una plaza del Cristo de Burgos repleta de coches y motos aparcados que casi no se puede andar.
Volviendo a Vera Cruz, la cofradía es una delicia desde que llega la cruz de guía hasta que se marcha el palio más sobrio de la Semana Santa. Cumple 50 años la Virgen, que es una verdadera preciosidad. Poco público a la vuelta, lo que se agradece para ver una cofradía para cofrades de buen gusto.

Las Penas

Cuando Las Penas llegaba a la Carrera Oficial ya había un retraso considerable. En Virgen de los Buenos Libros el palio de la dolorosa iba en paralelo con el de las Tristezas de la Vera Cruz. Vaya cómo brillaba el palio con las últimas luces del día a los sones de «Tus Dolores son mis Penas», con la limpieza que se le ha aplicado a las bambalinas. Una cofradía que es muy complicada verla a la ida, con la bulla que se forma con la salida de las tres cofradías de la misma feligresía.

El Museo

Un año más, le tocó a esta hermandad del ¿Lunes Santo? (está más tiempo en la calle el Martes) sufrir el retraso. Unos 45 minutos dejó a la cofradía parada en Alfonso XII, con los nazarenos de la Virgen de a tres, algo insoportable para un nazareno que ya condiciona toda la estación de penitencia. En la parte positiva, el exorno floral de ambos pasos (un frondoso monte en el Cristo y camelias en la Virgen) fue espectacular, como lo fue sobre todo el recorrido de regreso.
http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/luces-sombras-lunes-santo-esplendoroso-acabo-desbordado-110314-1491860308.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.