«¿Carreritas? Fue una avalancha que nos pasó por encima»

17 abril 2017

send email
print this page
Nazarenos de la Esperanza de Triana, tras sufrir una de las estampidas de la Madrugada. FOTO: EFEDe ocho meses a un año de «penitencia» obligada tiene por delante Antonio Albujer, el principal afectado por las avalanchas de la Madrugada de la Semana Santa de Sevilla. Eso, en el mejor de los casos, porque no se descarta que haya que operar de nuevo. Este murciano, de 35 años, descansa desde el pasado viernes en una habitación del Hospital Virgen del Rocío tras ser operado de la cadera. Es actor y quería apurar los días de vacaciones antes de la temporada fuerte de trabajo. «Esto me parte la vida por la mitad», reconoce, mientras termina de tramitar el traslado a casa. Ya tiene el alta, pero aún no ha logrado cerrar la cuestión de la ambulancia. «Todo nos lo están poniendo difícil», se lamenta.

Cuenta que la avalancha los cogió por sorpresa en la Plaza del Triunfo. Venían huyendo del bullicio de Triana, donde habían visto salir Cristo de las Tres Caídas. «Mira que allí era donde pensamos podría pasar algo de verdad, porque estaba a rebosar y vinimos a esta zona que es mucho más tranquila», dice. Optaron por quedarse en el entorno del Alcázar y aquella confluencia de calles estrechas se convirtió en una ratonera cuando llegó la estampida. «Nos pilló de lleno y caímos al suelo, pero yo tuve muy mala suerte», señala Antonio, que tiene aún por delante un largo camino de vuelta a Murcia. «¿Carreritas? –dice con ironía– lo que vivimos fue una avalancha»

Su cuñado, Javier Caruana, es el que lo ha acompañado todos estos días y se ha encargado del papeleo. También tiene varios golpes y contusiones, que le duelen menos que el enfado mayúsculo por la situación. «Era la primera vez que venía a Sevilla y yo quería que la disfrutara. Toda mi familia vive aquí y nos habían invitado a pasar unos días», asegura. «Lo que más me indigna es que haya ocurrido en una ciudad que siento como si fuera mía y que nos hayamos visto tan abandonado», lamenta Javier, que es un habitual de la Semana Santa. «No ha venido nadie del Ayuntamiento ni de ninguna cofradía, a pesar de que es el herido más grave. Tampoco nos han facilitado las cosas sabiendo que venimos de Murcia, ni siquiera un hotel para que se quede su familia . Por suerte yo tengo tíos aquí y ellos han estado muy pendientes, pero las autoridades no han hecho ni el esfuerzo para preguntar cómo se encuentra», dice sin morderse la lengua.

De la investigación saben poco. Explica que está en el juzgado y que la cosa va para largo. Mientras, la preocupación es otra. «Hay que trasladar el historial y ver cómo evolucionan las lesiones. Antonio tiene rotura de cadera y una rotación de la cabeza del fémur del que le salen varios clavos. «Voy a tener que estar totalmente inmovilizado», asegura, lo que lo obliga a cambiar incluso de domicilio para ser atendido. «Hasta eso es un problema, porque mis padres viven en otro pueblo y tendré que irme con ellos mientras siga así», explica a la espera de una solución que parece que tarda en llegar.

http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/carreritas-fue-una-avalancha-nos-paso-111446-1492437487.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.