_

Así se evitó una tragedia en la Madrugá de Sevilla

16 abril 2017

send email
print this page
Resultado de imagen de tragedia incidentes madruga sevillaUn centenar de heridos (tan sólo uno de ellos grave) y una noche mágica 'rota' por el caos y el desconcierto. Éste ha sido el triste balance de las estampidas de la Madrugada de Sevilla pero, pese a la penosa imagen que se ha difundido a todo el mundo, el operativo de emergencias está convencido de que se ha evitado una catástrofe mayor con el trabajo realizado en las vísperas, que despejó las vías de evacuación, permitiendo a las multiudes disiparse con facilidad por las estrechas calles del centro de la ciudad en los momentos más críticos.
Fuentes de la Policía Local de Sevilla han detallado a EL MUNDO cómo la eliminación en los días previos de puestos ambulantes, veladores y hasta una churrería en el Puente de Triana fue clave para que la acción de un grupo de gamberros que intentaron sembrar el pánico al paso de las cofradías no tuviera consecuencias mucho más trágicas en la noche del Jueves al Viernes Santo. "De no haber actuado con ese rigor, no siempre bien entendido por los propietarios de esos negocios, hoy podríamos estar hablando incluso de fallecidos por efecto de las avalanchas", afirman esas mismas fuentes.
Una de las medidas más polémicas tomadas al respecto (y que ya se puso en marcha en la Semana Santa de 2016) ha sido el establecimiento de aforos limitados en una serie de puntos estratégicos del centro de la ciudad. En total, los servicios de seguridad (existe un operativo en el que participan el Ayuntamiento de Sevilla y la subdelegación del Gobierno) habían detectado un total de 17 puntos 'calientes' en los que, cada año, la concentración de público saturaba la capacidad del espacio público. "En esos puntos, había urgencia por rebajar la presión porque sabíamos que, si se producía cualquier tipo de incidente, las posibilidades de intervenir o evacuar eran nulas". En esos enclaves se ha permitido el acceso hasta un máximo del 50 por 100 de la capacidad del lugar, de tal manera que no sólo se alivia la presión en esas zonas concretas sino que, gracias a ellas, se cuenta con vías de evacuación para el resto de las calles del centro".
Aunque tanto el Consejo de Cofradías como la Confederación de Empresarios de Sevilla han participado en la preparación del operativo y entendido la necesidad de esas medidas, las críticas a lo que se consideraba un "exceso" de rigor se habían sucedido durante toda la semana. Sin ir más lejos, la Hermandad de la Amargura lanzó el Miércoles Santo un comunicado quejándose de cómo la procesión había discurrido el Domingo de Ramos por algunas calles (como Francos, Alcázares o Santa Ángela de la Cruz) casi vacías de público por culpa de las severas restricciones de acceso.
Otra intervención providencial fue la eliminación de una churrería en el Puente de Triana, donde durante la Madrugá se produjo uno de los momentos de mayor tensión, hasta el punto de que el puesto de la Cruz Roja allí instalado tuvo que utilizar su propia ambulancia para proteger a los heridos que estaban siendo atendidos de la multitud que llegaba corriendo descontroladamente.
También se ha actuado de forma contundente en los días previos contra los bares que incumplían la normativa urbanística con veladores ocupando las calles por encima de lo que tenían autorizado. Así ha ocurrido por ejemplo en la calle Albareda o en la Plaza de la Pescadería. En esta última se llegó a clausurar siete establecimientos por infracciones varias. La zona se había convertido en un inmenso 'botellón' , provocando comportamientos vandálicos.

Los detenidos no tienen conexión entre ellos

A la espera de que la investigación avance, (ya hay tres detenidos en prisión por orden del juez), la primera impresión del operativo de seguridad que actuó durante toda la Madrugada es que no ha existido una trama organizada para sembrar el caos.
De hecho, a priori, no existe conexión entre los detenidos que ni se conocen entre ellos ni aparentan compartir ninguna motivación (ideológica o religiosa), más allá del incivismo y las "ganas de liarla". Se trataría, por tanto, de gamberros que, a través de las redes sociales, se 'animan' a montar bronca conforme ven lo que está ocurriendo. El exceso de alcohol durante largas jornadas festivas enlazadas de madrugada son, por otro lado, el mejor caldo de cultivo para el vandalismo.
Aunque no se ha cerrado ninguna hipótesis de trabajo, se piensa que la concatenación de incidentes se debió a un efecto 'imitación' tras el primer episodio, el más grave, que se produjo en la calle Reyes Católicos.

Tres líneas de investigación abiertas

Este sábado, el Ayuntamiento de Sevilla a través de un comunicado, insistía sin embargo en no cerrar ninguna línea de trabajo. Concretamente, se van a analizar los mensajes en las redes sociales de algunos jóvenes "por si tuvieran conexión con una preparación premeditada de carreras para provocar el pánico". También se va investigar si "dos de las personas detenidas participaron en estos episodios en dos ubicaciones distintas".
Por último, se ha abierto una investigación por la actuación de un grupo de siete jóvenes, algunas de ellas menores que, según relata el Ayuntamiento en su nota, "en medio de una carrera aparentemente pararon para reírse de quienes corrían con una actitud que agravó una de las situaciones de pánico en la Avenida de la Constitución". "No están detenidas aunque se han abierto diligencias", añade el comunicado.
Para avanzar en la investigación de todos estos supuestos el operativo de Semana Santa asegura que "la colaboración de los ciudadanos está siendo fundamental". A este respecto, se ha difundido una dirección de correo electrónico para quien pueda aportar testimonios o imágenes de lo ocurrido. DenunciaAnonima@cecop112.com

El ejemplo de la Hermandad del Silencio

Pero la lectura más positiva que la Policía Local saca de lo ocurrido es cómo algunas hermandades reaccionaron y consiguieron neutralizar el pánico y evitar nuevas estampidas. Este es el caso de la Hermandad del Silencio cuando discurría por la calle Cuna. Un vídeo que ha sido masivamente compartido en las redes sociales muestra cómo los nazarenos, que en eso momento avanzaban en fila por el centro de la calzada, en el momento en el que tienen conciencia de que algo está ocurriendo, se abren para pegarse a las aceras, dejando el centro de la calle expedito y evitando de esta forma hacer de tapón o multiplicar el efecto de la estampida. "Esos nazarenos sabían lo que tenían que hacer y su aplomo contribuyó a mantener la calma entre el público."
De hecho, la Policía ha registrado dos altercados graves, cada uno con dos o tres réplicas menores. Pero, a medida que la noche avanzaba, la reacción del público fue evolucionando a mejor y la calma se recomponía con más facilidad.
Desde que, en el año 2000, Sevilla viviera un primer episodio con varias estampidas hasta lo sucedido la pasada Madrugada "tenemos motivos para pensar que la reacción del público ha mejorado, pese a la histeria generalizada por los atentados terroristas en diferentes ciudades del mundo". "El trabajo de las hermandades para concienciar a sus hermanos y tener protocolos de actuación es fundamental. Y el vídeo de la Hermandad del Silencio refleja exactamente lo que hay que hacer", explican fuentes de la Policía Local a EL MUNDO.
Tan importante es la concienciación de la ciudadanía, añaden esas fuentes, como la de las hermandades, "que deben asumir que la sociedad ha cambiado y, por tanto, no pueden aferrarse a la manera en la que se hacían las cosas hace un siglo"; pero también la de los empresarios hosteleros, que deben ser conscientes de que el destino 'Semana Santa de Sevilla' puede estar en riesgo si se elige "un modelo de turismo masificado y desordenado", como ha ocurrido en otros puntos de España.

http://www.elmundo.es/andalucia/2017/04/15/58f1fb24e5fdeabe4c8b45c0.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.