Domingo de Ramos en Málaga

10 abril 2017

send email
print this page
Domingo de estrenos e ilusionesa se sabe: Quien no estrena en Domingo de Ramos, no tiene manos... y el de 2017 fue un domingo de estrenos por todo lo alto. Estrenos en la ilusión renovada por una nueva Semana Santa que llama a la puerta de las emociones, estrenos en una ajustada cuadratura de recorridos que dejó algunos de los titulares menos agradables de la cuaresma y estrenos en la puesta en escena de las cofradías malagueñas, que no dejan de apostar por incrementar y mejorar sus cortejos procesionales. Hubo varias novedades en la jornada inaugural de la Semana Mayor pero, sobre todas, se situó la primera salida procesional en Domingo de Ramos de la Virgen del Patrocinio, acompañada por San Juan Evangelista, desde la iglesia de San Felipe Neri. Un sonoro silencio, roto por un fuerte aplauso, recibió la ajustada salida del trono, bien resuelto en cuanto a proporciones si se tiene en cuenta la dificultad de la estrechez de la puerta que tiene que atravesar. Como nuevo lució el ajuar de orfebrería –candeleros y ánforas– con que cuenta la Hermandad de la Salutación prácticamente desde su reorganización hace treinta años, tras la restauración a la que ha sido sometido para formar parte del nuevo trono de su titular mariana, que lució un impecable exorno floral a base de claveles de color rosa. Tal vez la inclusión de pequeñas anforitas en la delantera de la candelería enriquecería la disposición del conjunto que, no obstante, cumplió con las expectativas de los cofrades.

Por la mañana pudo contemplarse el dorado de los arbotantes del nuevo trono delSeñor de la Pollinica, que se atisba como uno de los grandes conjuntos procesionales de la Semana Santa. Eso sí, la imagen necesita ya la restauración a la que está previsto ser sometida en los próximos meses, por parte del imaginero cordobés AntonioBernal. Como también es necesaria la finalización del palio de la Virgen del Amparo, que lució nuevos borlones en cada uno de los paños de las bambalinas para prolongar su caída.


También brilló con luz propia el estreno de la nueva corona para la Virgen de la Merced, salida de los buriles de ManuelValera. La Dolorosa figuró vestida por vez primera para el Domingo de Ramos por Javier Nieto, quien se consolida en estas lides tan especiales.

E igualmente hubo novedades sonoras, como la música emitida al paso de los tronos de la Cofradía del Prendimiento por la plaza de Enrique García-Herrera (o plaza de Camas) por el carillón que conforman las campanas situadas en la fachada de un nuevo edificio de este enclave delCentro, cada vez más codiciado por las cofradías. Las notas de una malagueña interpretada por los badajos de estas campanas marcaron el paso del magnífico trono de la Virgen del Gran Perdón, en el que también ‘sonó’ el estridente exorno floral de rosas fuxia en las anforitas de la delantera. Pero claro, sinfonías hay para todos los gustos.

Humildad

La Hermandad de la Humildad se puso en marcha pasadas las dos de la tarde desde el santuario y basílica de la Victoria. Fue una salida muy especial para Juan Jesús Corrales que, tras superar un grave problema de salud, fue invitado por la cofradía a dar los primeros toques de campana para sacar el trono del Cristo a la calle. «El Señor es algo muy grande para mí. Yo siempre he pertenecido al Rescate, mis padres viven junto a la capilla de la calle Agua, pero empecé a sacarlo hace más de 25 años por una promesa y este año no podía por mi enfermedad», apuntó este cofrade, aún muy emocionado por lo que acababa de vivir ante el Ecce Homo de Buiza.

La imagen lució la clámide con la que fue plasmada en el cartel oficial de la Semana Santa de este año por Raúl Berzosa, quien presenció la procesión en la calle Nueva, entre otros puntos del recorrido. Por su parte, la Virgen de la Merced lució radiante con la nueva corona de plata dorada salida de las manos del joyero y orfebre cordobés ManuelValera.

Prendimiento

La salida de los grandes tronos de Jesús del Prendimiento y María Santísima del Gran Perdón dejó pequeño el barrio de Capuchinos. Ambos titulares recorrieron a la par un tramo de camino tras salir de la casa hermandad. El Señor lució su túnica blanca bordada oro. La novedad fue que la imagen llevó también un mantolín a juego. La procesión de ayer fue la despedida de Pedro Gallego, ex hermano mayor del Prendimiento, como mayordomo del trono de la Virgen. Ha desempeñado ese cargo durante 35 años. Según explicó, se retira por dos motivos. En primer lugar, porque su salud y sus fuerzas se resienten del esfuerzo de ir tantas horas delante del trono y, en segundo lugar, porque considera que hay que dejar paso a gente más joven. «El próximo Domingo de Ramos estaré donde la cofradía me necesite», dijo. Los tronos del Prendimiento pusieron un destacado colofón a una gran jornada de procesiones. Titánico fue el esfuerzo que hicieron los portadores en la subidas de las calles Dos Aceras y Carrión.

Pollinica

Corrían los primeros años setenta del pasado siglo y la juventud empezó a incorporarse a los varales en sustitución de los hombres pagados. Uno de aquellos jóvenes fue Carlos Ceballos en Jesús de la Pollinica, tenía catorce años. Ayer, tras 45 años portando al Señor en su entrada en Jerusalén puso fin a su etapa como hombre de trono. «Tengo la misma ilusión que cuando comencé pero hay que dar paso a la gente nueva», relató este Policía Local, cuyo hijo continúa la tradición ya que lleva diez años como portador.

Dulce Nombre

Tras años de esfuerzo, la Cofradía del Dulce Nombre vio este Domingo de Ramos cumplido el sueño de ver concluido el grupo escultórico que acompaña a Jesús de la Soledad, obra de Antonio Bernal. El escultor cordobés estuvo en la salida procesional para ver las dos últimas imágenes que se han incorporado, dos judíos, uno de ellos sentado, frente a Pedro y un perro bodeguero, llamado ‘Tango’. «Málaga ha recibido muy bien mis obras y para mí es una satisfacción tener obras mías en esta ciudad tan cofrade», comentó Bernal.

La cofradía hizo estación de penitencia en la Catedral y vivió un momento muy especial a su paso por la casa hermandad de La Caleta, donde se estrenó la marcha ‘Dulce Madre de Dios’ de Manuel Miguel López.

Aniversario

El Domingo de Ramos de 1993, pocos minutos antes de que saliese la procesión, el entonces hermano mayor del Huerto, Juan Manuel Morilla, le dio el capillo y el martillo de mayordomo de trono a Pedro León. Este cofrade, que empezó a salir como portador en el Huerto en 1976, se quedó sorprendido porque no se esperaba la decisión del hermano mayor. En esas fechas, era capataz del trono. Pedro León revivió ayer esa anécdota con varios cofrades del Huerto, en el día en que cumplió 25 años como mayordomo del trono del Señor. «Estoy muy contento y con la mismas ganas del primer año», manifestó León, que también es el encargado de buscar el olivo que va en el trono desde hace 38 años.

Humildad y Paciencia

Esta vez sí pudo ser. Tras la frustración del año pasado, cuando la lluvia les obligó a regresar a su casa hermandad, la Cofradía de Humildad y Paciencia sí completó su recorrido procesional de más de once horas. Así pudieron pasar por la iglesia del Carmen y Málaga pudo ver el restaurado estandarte de la Virgen de Dolores y Esperanza. En el cortejo destacó el exorno floral del Señor de Humildad y Paciencia. A su regreso hubo una gran petalada de 5.000 claveles en la calle La Unión.

Salutación

Desde que la imagen fue bendecida en 1985, los cofrades de la Salutación tenían la ilusión de ver a la Virgen del Patrocinio en procesión. Ayer ese deseo se hizo realidad. Una de las personas más emocionadas por ver salir de San Felipe a María Santísima del Patrocinio fue su vestidor, Juan Carlos Manjón. «La salida de mi Virgen es un sueño de juventud cumplido. Es la ilusión de mi vida. Vestir a la imagen ha sido algo muy especial este año. Me he acordado de mucha gente que ya no está», afirmó Manjón, que fue de jefe de la sección de la Virgen. De hombre de trono de la Virgen fue el hermano mayor de Viñeros, Leopoldo Guerrero, y ejerció de capataz el hermano mayor de Nueva Esperanza, José Mª. Jiménez. La Salutación tuvo un problema en una pata del trono del Patrocinio, que solucionó.

Salida de Oración del Huerto en la Semana Santa 2017 FOTOS

El trono del Señor del Huerto / FRANCIS SILVA
Huerto

El trono del Señor del Huerto volvió a lucir ayer un gran olivo traído desde una finca de Pizarra, que es propiedad de un hermano de la cofradía. Con la madera del olivo, una vez que es troceada y se seca, se hacen martillos que se utilizan para tocar la campana. El trono del Señor tuvo un emotivo acto en la confluencia de la calle Carretería con Andrés Pérez, en recuerdo de un portador fallecido. Delante del trono de la Virgen estuvo el párroco de los Mártires, Felipe Reina. En la puerta de la casa hermandad de la Congregación de Mena, una representación de la cofradía con su guion saludó a la Virgen de la Concepción; un legionario interpretó el toque de oración. Ambos tronos se cruzaron y se levantaron a pulso cuando el Huerto iba por la rampa de la Aurora y la Virgen de la Concepción se aproximaba a la misma tras dejar la Tribuna de los Pobres.

Lágrimas y Favores

Una vez recuperado del problema cardiaco sufrido recientemente, Antonio Banderas cumplió ayer con su rito de ser mayordomo del trono de María Santísima de Lágrimas y Favores. El actor, acompañado por su hermano Francisco Javier, disfrutó de un día muy especial para él. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; la consejera de Cultura de la Junta, Adelaida de la Calle; el presidente de la Agrupación, Pablo Atencia, y las diputadas Carolina España (PP) y Begoña Tundidor (PSOE), entre otros, no faltaron al momento de la salida de la Virgen de Lágrimas desde el interior de la iglesia de San Juan. Las autoridades fueron atendidas por el hermano mayor de Fusionadas, el doctor Eduardo Rosell.

Humildad

La Hermandad de la Humildad se puso en marcha pasadas las dos de la tarde desde el santuario y basílica de la Victoria. Fue una salida muy especial para Juan Jesús Corrales que, tras superar un grave problema de salud, fue invitado por la cofradía a dar los primeros toques de campana para sacar el trono del Cristo a la calle. «El Señor es algo muy grande para mí. Yo siempre he pertenecido al Rescate, mis padres viven junto a la capilla de la calle Agua, pero empecé a sacarlo hace más de 25 años por una promesa y este año no podía por mi enfermedad», apuntó este cofrade, aún muy emocionado por lo que acababa de vivir ante el Ecce Homo de Buiza.

La imagen lució la clámide con la que fue plasmada en el cartel oficial de la Semana Santa de este año por Raúl Berzosa, quien presenció la procesión en la calle Nueva, entre otros puntos del recorrido. Por su parte, la Virgen de la Merced lució radiante con la nueva corona de plata dorada salida de las manos del joyero y orfebre cordobés ManuelValera.

Prendimiento

La salida de los grandes tronos de Jesús del Prendimiento y María Santísima del Gran Perdón dejó pequeño el barrio de Capuchinos. Ambos titulares recorrieron a la par un tramo de camino tras salir de la casa hermandad. El Señor lució su túnica blanca bordada oro. La novedad fue que la imagen llevó también un mantolín a juego. La procesión de ayer fue la despedida de Pedro Gallego, ex hermano mayor del Prendimiento, como mayordomo del trono de la Virgen. Ha desempeñado ese cargo durante 35 años. Según explicó, se retira por dos motivos. En primer lugar, porque su salud y sus fuerzas se resienten del esfuerzo de ir tantas horas delante del trono y, en segundo lugar, porque considera que hay que dejar paso a gente más joven. «El próximo Domingo de Ramos estaré donde la cofradía me necesite», dijo. Los tronos del Prendimiento pusieron un destacado colofón a una gran jornada de procesiones. Titánico fue el esfuerzo que hicieron los portadores en la subidas de las calles Dos Aceras y Carrión.

Salud

La Virgen de la Salud restaurada recientemente, salió a la calle en una maniobra siempre compleja para salvar el dintel de San Pablo. Previamente, en el interior de la iglesia se vivieron momentos muy emocionantes cuando el hermano mayor, José Carlos Garín, a Mercedes Jiménez González, de 84 años y madre de cinco hijos que han participado o aún lo hacen en la procesión entre ellos el exhermano mayor Miguel Ángel Vargas, a dar los primeros toques de campana al trono de la Salud. Con este gesto, la cofradía quiso recordar a las madres de un buen número de los hermanos que durante años no pidieron entrar a la misa de nazarenos –un momento muy íntimo– y siempre acompañaron a la Dolorosa. El Cristo de la Esperanza en su Gran Amor salió sobre un monte de claveles rojos donde destacó la corona de espinas con pajaritos a los pies del Crucificado. La cofradía hizo estación de penitencia en la Catedral y se encerró antes al pasar por delante del Dulce Nombre en el recorrido oficial.

San Juan

La singular voz de la cantante Diana Navarro se escuchó en la saeta que dedicó a María Santísima de Lágrimas y Favores. La interpretó desde el dintel de la iglesia de San Juan momentos antes de que la imagen cruzase la puerta del templo. Previamente, la banda de música de El Arrabal de Carmona (Sevilla) tocó ‘Reina de San Juan’ y el himno dedicado a la Virgen de Lágrimas y Favores, que fue cantado por los hombres de trono al unísono, entre ellos los que fueron debajo del submarino. En la campana del trono, se puso un lazo con los colores de la orden trinitaria en recuerdo de los cristianos perseguidos en el mundo.

http://www.diariosur.es/semana-santa/201704/10/domingo-estrenos-ilusiones-20170410002809.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.