_

Los silbadores

31 marzo 2017

send email
print this page
Allí está él, en su casa. Lleva tres semanas con la melodía en la cabeza y los labios desgastados ya de tanto silbar. Ha cogido el móvil y grabado en las notas de voz esa marcha… pero le falta el remate. Un día en la ducha, buscando a las musas, por fin da en la clave: el final tendrá un tamboril y la salve de la Virgen de su pueblo. Ole. Así que rápidamente llama a su amigo el que sabe de música para que le pase a partitura lo que va a silbarle por teléfono. Ahora ya sólo queda buscarle el nombre…

Tres meses más tarde, en una procesión de gloria, tiene lugar el estreno absoluto de la composición. En el público, mientras, una pareja dialoga…

-Niño, ¿esta marcha que suena cuál es?

-«Mi nardo moreno».

-¡Conmigo borderías las mínimas!

-No, que se llama así la marcha, es la nueva obra de Bernardo Moreno alias «El Corchea», que por lo visto le vino la inspiración mientras se duchaba.

Al día siguiente, todos los blogs y web cofradieras publican vídeos de la nueva marcha y recuerdan otras piezas del autor como «​Del Bambú tu misericordia», «Tu Salud es nuestra Paz» (con un ingenioso juego de palabras), «Pasión Andalusí», «Penas de Al-Andalus» (estas dos tienen reminiscencias morunas) o «Vestidor de Sevilla» (con un trío final maravilloso). En los foros comparan «Mi nardo moreno» con la primera parte de la exitosa marcha de Antonio de Falla «Flamencos del costal» y el fuerte de bajo de «Al son flamenco de un tambor», del mismo autor. Las críticas arrecian, al parecer es un plagio. Hay quien espera que la SGAE entre de oficio.

El Corchea no lo soporta más y se crea un perfil falso en Twitter para trolear a los otros silbadores de marchas que lo están poniendo verde por las redes sociales. Felipe Clarín lo ha bloqueado porque no cesa de hacer bromas con sus marchas «La Rosa de Tepeyac» (basada en un antiguo cante azteca), «La Emperatriz Hispana», «Regina Sacratissimi Escapularis» o «Príncipe de la Paz», que la compuso el autor cuando murió Mandela.

Un día recibe la llamada del hermano mayor de una gran cofradía sevillana, que cumple este año un importante aniversario y, para celebrarlo, van a encargarle una marcha que se tocará en la entrada en Campana en la próxima Semana Santa. Esa misma noche, en su cama, le llega la melodía. Entonces, súbitamente se levanta, abre la ventana, mira hacia el cielo y comienza a silbar. Ya tiene el soniquete y el nombre: «Humildad bajo la luna flamenca».

Aclaración: cualquier parecido de esta historia o personajes con la realidad es pura coincidencia… (excepto en el nombre de las marchas, que existen verdaderamente).

http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/opinion/la-opinion-de-javier-macias/los-silbadores-108799-1490628833.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.