La Borriquita de Sevilla: el niño Rafael Molina pedirá la primera venia

29 marzo 2017

send email
print this page
La Borriquita: el niño Rafael Molina pedirá la primera veniaSu voz abrirá oficialmente la Semana Santa de 2017 dentro de dos domingos. Seguramente ya ha ensayado en casa el papel con los títulos de la hermandad que le habrá hecho llegar su abuela, Julia Candau, camarera de la Virgen del Socorro y gran devota del Cristo del Amor. El niño Rafael Molina Domecq será el encargado de solicitar este año la venia del cortejo de la Sagrada Entrada (La Borriquita) en el palquillo de la Campana. Será la primera venia. La que abrirá siete días de penitencia y también de gloria para los sevillanos. A sus 13 años quizás no le cueste tanto memorizar la solemne fórmula de «A Dios por el Amor. La Primitiva Archicofradía Pontificia y Real Hermandad de Nazarenos...» con la que esta hermandad pide permiso para iniciar la Carrera Oficial y hacer estación de penitencia a la Catedral. La imagen, con el estreno del nuevo presidente del Consejo, Joaquín Sainz de la Maza, será el mejor de los comienzos, y ya si encima hace un día de sol radiante... Desde el cielo lo seguirán muy de cerca el abuelo del pequeño, el siempre recordado Javier Molina, que fuera hermano mayor de Los Estudiantes. A él y a otros tantos que ya no están irán dirigidas las intenciones de quienes cumplen esta tradición de sarga y cruz de Santiago en el antifaz. Aunque para algunos nazarenitos, como Rafael, sonará más bien a despedida al aproximarse la frontera de los 14 años. Entonces llegará la madurez penitencial el ruan negro y el cirio tiniebla.

Edición impresa

Los beneficios del pregón van al Seminario

Alberto García Reyes se ha propuesto la ardua tarea de no decir ni mú del contenido del pregón de la Semana Santa, que dará el próximo domingo en el Teatro de la Maestranza. Lo explica en la entrevista que publicamos en estas mismas páginas de Cuaresma. Defiende «el romanticismo» de «no tener ni idea de lo que va a pasar allí» cuando uno se sienta en el patio de butacas. Dice que así es cómo le gusta vivir los pregones, y que así es cómo quiere que lo vivamos todos. Si lo consigue es de cum laude. Al margen del contenido, el pregonero ha desvelado otras cuestiones, digamos que colaterales, como a qué obra social se destinará lo que se recaude con la venta de la edición impresa del texto. Ha elegido el Seminario Metropolitano de Sevilla, más como «un gesto simbólico» que como una gran aportación económica. El objetivo es apoyar a las vocaciones que no siempre son suficientes en esta diócesis donde hay «tantas hermandades que requieren de sus servicios para quinarios, septenarios y demás cultos». Sobre el día D, del pregón, el periodista relata que escuchará misa a las 9 horas en la Macarena. Allí podría recoger el pregón que reposaría desde la noche antes a las plantas de la Esperanza. A continuación, enlazaría con la ruta marcada por sus antecesores en el atril y que pasa por la capilla de las Aguas y el rito de la recogida del pañuelo de las manos de la Virgen Niña de Guadalupe. Una vez que concluya su intervención en el teatro, tiene claro que se cortará definitivamente la coleta en esto de los pregones. Así lo justifica: «El pregón de la Semana Santa de Sevilla es lo más grande que hay. Después de esto, ya no se puede pregonar nada más, por respeto a la Semana Santa y a toda Sevilla».

75 aniversario

Las huellas cofrades de San Gil

La parroquia de San Gil muestra su historia y su patrimonio hasta el 31 de marzo (de 11 a 13 y de 17 a 19 h) con las jornadas de puertas abiertas que ha convocado por los 75 años de la reapertura del templo. Además de las capillas laterales y de subir a la torre –con 100 visitas en los dos primeros días–, se pueden ver vestigios del pasado cofrade del templo. El Cerro del Águila ha cedido la cruz original del Cristo del Desamparo y Abandono que tuvo antes de salir en procesión. También un cuadro, una placa cerámica y el óleo que sirvió de cartel del 15 aniversario de la primera salida del crucificado. En el caso de la Macarena, que residió allí durante casi 300 años, un lienzo recrea en la capilla Sacramental cómo era esta estancia cuando estaba la Esperanza. Por últimos, a las dos placas que atestiguan el pasado pastoreño de San Gil, se han sumado copias del libro de Regla de la fundación de la Primitiva Pastora de Sevilla y del cuadro que salía hasta la Alameda de Hércules.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.