Devoción al Divino Niño

29 marzo 2017

send email
print this page
En el año 1935 llegó el Padre Salesiano Juan del Rizzo al barrio "20 de julio", al sur de Bogotá, una región muy solitaria y abandonada en aquellos tiempos. Le habían prohibido emplear la Imagen del Niño de Praga porque una asociación muy antigua reclamaba para ella el derecho exclusivo de propagar esa imagen. El Padre del Rizzo estaba convencido de que a Dios le agrada mucho que honremos la infancia de Jesús, pues así lo ha demostrado con innumerables y numerosos milagros. ¿Si otros niños son tan inocentes y tan dignos de ser amados, cuánto más lo será el niño Jesús? Además recordaba muy bien la promesa hecha por Nuestro Señor a una santa: " Todo lo que quieres pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado si te conviene conseguirlo". Así que no desistió de propagar la devoción al Divino Niño pero dispuso adquirir una nueva imagen.Se fue a un almacén de arte religioso llamado "Vaticano"  propiedad de un artista italiano, y le encargó una imagen bien hermosa del Divino Niño. Le prestaron una imagen bellísima, el padre la llevó para sus solitarios, desérticos y abandonados campos del "20 de julio".
Esta es un de las imágenes más hermosas y agradables que han hecho de nuestro Señor. Con los brazos abiertos como queriendo recibir a todos. Con una sonrisa imborrable de eterna amistad. Atrae la atención y el cariño desde la primera vez que uno le contempla. Allí a su alrededor se han obrado y se siguen obrando maravillosos favores, para quien no conozca los prodigios que obtiene la fe parecerían fábulas o cuentos inventados por la imaginación, pero que son muy ciertos para quienes recuerdan la promesa de Jesús " Según sea tu fe así serán las cosas que te sucederán".
 Los domingos pasan por su santuario unos 200 ó 250 mil devotos del Niño Jesús, que asisten a las 28 misas que se celebran, en la nueva basílica y en la plazoleta, de cinco de la mañana a siete de la noche.


Y ahora viene la historia negra que muchos conocen y de la que muchos más prefieren no hablar. Como muchas de las que circulan alrededor de las devociones cristianas, cada uno ve lo que quiere.

Veamos en los símbolos que se basan dichas afirmaciones.



En su parte media, la figura contiene un encaje que no coincide con el resto del trajecito, sin embargo la gente nunca la ve porque cuando se pone de pie frente a la imagen mira su rostro o lee los rezos que se escriben en los cuadros.


Como se puede mirar en la imagen a continuación, en este extrañísimo encaje se distingue una boca y una barba hacia la parte de abajo del cinto y hacia arriba la figura de dos cuernos, no obstante, antes de terminar el cinto, donde termina la boca, se distingue un colmillo verde en medio de una risa macabra que se puede observar desde que se mira el dibujo.
En su rostro se observan un cuerno a cada lado de la cabeza, disfrazados entre la corona justo en esas posiciones. No obstante, si se mira con detenimiento, la sombra que se refleja en la barba no coincide con la real del resto de la figura, mas bien, dan un rostro típico de quien no quiero mencionar. Miren ustedes mismos aunque queda decir que es posible mirar esto en la imagen colorida sin embargo, en los tonos de gris se ve mucho mejor.
¿Que decir de la extraña mano derecha?.


Finalmente, la estampa del Divino Niño dice en su parte Inferior “YO REINARE”, algo así como lo descrito por los profetas respecto al diablo, que quiere tomar el trono de Dios.
Un poco rebuscado todo esto ¿no creen?.

Fuente: erturuta

1 comentarios:

Deje su Opinión...

 
Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
© Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.