_

Indice de Horarios e Itinerarios de la Semana Santa 2018

02 abril 2018

Selecciones debajo del cartel la localidad de la que desee conocer los itinerarios y/o horarios de la Semana Santa del 2018



Se irán incluyendo a medida que se vayan oficializando




  • Provincia de Almería

  • Provincia de Córdoba

        • Provincia de Granada

            • Provincia de Huelva

            • Provincia de Jaén

                • Provincia de Málaga

                  • Provincia de Sevilla




                  • Otras Localidades

                    Indice de Horarios e Itinerarios de los Via Crucis más Importante en Andalucía 2018

                    24 marzo 2018

                    Selecciones debajo del cartel la localidad de la que desee conocer los itinerarios y/o horarios de los Via Crucis más importantes en la Cuaresma de la Semana Santa del 2018 en Andalucía



                    Se irán incluyendo a medida que se vayan oficializando




                    • Provincia de Almería

                    • Provincia de Córdoba

                          • Provincia de Granada

                              • Provincia de Huelva

                              • Provincia de Jaén

                                  • Provincia de Málaga










                                    Indice de Horarios e Itinerarios de las Salidas Extraordinarias 2018

                                    23 marzo 2018

                                    Selecciones debajo del cartel la localidad de la que desee conocer los itinerarios y/o horarios de las Salidas Extraordinarias en Andalucía más importante del 2018

                                    Resultado de imagen de Salidas Extraordinaria en Andalucia

                                    Se irán incluyendo a medida que se vayan oficializando




                                    • Provincia de Almería

                                    • Provincia de Cádiz

                                          • Provincia de Granada

                                              • Provincia de Huelva

                                              • Provincia de Jaén

                                                  • Provincia de Málaga

                                                    • Provincia de Sevilla
                                                      • Sevilla
                                                        • 02/03: Traslado de  Santísimo Cristo de la Fundación de los Negritos a la casa Pilatos




                                                    Una devoción que se pierde en la memoria

                                                    24 enero 2018

                                                    La Hermandad de las Penas de Santiago siempre ha podido presumir de tener como titular a la talla pasionista más antigua de toda la Semana Santa cordobesa. La fascinación por el Santísimo Cristo de las Penas bien podría achacarse a esa antigüedad que a tanto debate se ha prestado a lo largo de los años entre aquellos que señalaban que se trataba de una imagen realizada en el siglo XIII y los que, posteriormente, se esmeraron en desmentirlo y en argumentar que esa información era errónea situando sus orígenes en el siglo XV.




                                                    Quizá se deba también al interés que siempre suscita el desconocimiento de datos respecto al autor de la obra sumándose a la larga lista de misterios del mundo cofrade. O al siempre comentado estilo gótico que lo caracteriza y que tan llamativo resulta en una tradición artística marcada por el barroco. En cualquiera de los casos, es absolutamente innegable que el hierático y oscuro crucificado de Santiago cuenta con una larga trayectoria devocional a sus espaldas y en la que cabe destacar a los Templarios y los Caballeros de Santiago cuando aún se le conocía como el Santísimo Cristo de la Sangre.

                                                    A pesar de que una vez finalizada la Guerra Civil, se fundó una cofradía en torno al Cristo de las Penas – por aquel entonces, bajo la advocación de Santísimo Cristo de la Lanzada – ésta no consiguió prosperar debido a las distintas discrepancias existentes entre sus miembros, de modo que no fue ya hasta los años 1955 y 1956 cuando, tras llevar a cabo los pertinentes procedimientos, se funda la actual hermandad gracias a la colaboración entre las gentes del barrio de Santiago, el párroco D. Antonio Navarro Sánchez y Antonio Jiménez García, quien pertenecía las Juventudes de Acción Católica.

                                                    Aunque el hermoso Calvario que la Hermandad de Santiago lleva cada Domingo de Ramos hasta los arcos de la Corredera se ha convertido en una de las estampas más representativas e imprescindibles en nuestra Semana Santa, el Santísimo Cristo de las Penas recorrió las calles de Córdoba en completa soledad durante 16 años. Una soledad a la que se puso fin con la llegada en 1973 de la implorante Virgen de los Desamparados que Antonio Eslava realizó para la corporación dando lugar a una escena que la cofradía nos mostraba hace unos meses en su cuenta de Twitter (@PenasdeSantiago). Dicha fotografía nos devolvía a un pasado enmarcado en la década de los 70 – más concretamente entre 1973 y 1978 – aún con la notable ausencia de la bella imagen San Juan, también de Antonio Eslava, sobre el antiguo paso de caoba y con el que acabó el incendio que se produjo en la Iglesia de Santiago en 1979.

                                                    Una imagen que asimismo deja en la retina de quien la contempla una infinidad de detalles que acentúa el paso del tiempo tantas veces reflejado la evolución de las hermandades y que pasa no solo por la moda que condicionaba el exorno floral, sino también por los hachones del desaparecido paso, las llamativas cantoneras de la cruz, el conocido sudario de damasco rojo que cubría al tallado, las potencias de alpaca sobredorada que el enigmático crucificado dejó de lucir con la llegada de los años 80 o la Virgen de los Desamparados ataviada acorde a un estilo muy distinto al que ahora estamos acostumbrados a ver en nuestras dolorosas.

                                                    http://www.gentedepaz.es/una-devocion-que-se-pierde-memoria/

                                                    Los pasos que cambiaron de forma de andar: La Carretería

                                                    23 enero 2018

                                                    Parece que en la Semana Santa todo ha sido siempre igual, pero no es así. Con el paso del tiempo hay cosas y estilos que cambian, como, por ejemplo, la forma de andar de los pasos.
                                                    ¿Se han imaginado al paso de misterio de la Carretería haciendo cambios? Pues lo hacía como puede mostrarse en este vídeo a partir del minuto cuatro. Corría el año 1994, las andas del Señor de la Salud, una de las más pesadas de toda la Semana Santa estaban en la plaza de la Campana. Antes de adentrarse por la calle Sierpes comenzó a andar de costero a costero sin avanzar.No son grandes cambios, pero sí algo que hoy día puede ser impensable.
                                                    Aquí, en Pasión en Sevilla, iremos poniendo algunos pasos que han ido alterando la forma de andar con el paso de las décadas.
                                                    Vídeo: Estilo procesional.





                                                    http://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/los-pasos-cambiaron-forma-andar-la-carreteria-116070-1503319611.html

                                                    La imagen que perteneció a la desaparecida Cofradía de la Pasión

                                                    Hace algún tiempo, Gente de Paz compartía con sus lectores la historia de una hermandad cordobesa, tan antigua y olvidada – e incluso desconocida – como la que estuvo establecida en la hoy ruinosa Iglesia de Campo Madre de Dios, en sus comienzos bajo el nombre de Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo. Una corporación originalmente asentada en el Convento Dominico de los Santos Mártires, según la documentación hallada y fechada en el mes de febrero de 1573. No fue hasta los últimos años del siglo XVI cuando la hermandad empieza a sumirse en una profunda crisis que la forzaría a unirse a la cofradía de San Pedro Mártir, hecho que ya se había producido para el mes de mayo de 1597.

                                                    A pesar de la sustancial modificación que esa unión supuso, la situación no mejoró tanto como cabía esperar, y la hermandad, ya conocida como de la Pasión, se ve obligada a trasladarse en el siglo XVIII al anteriormente mencionado y cercano templo de Campo Madre de Dios, entonces dirigido por los terciarios regulares de San Francisco.

                                                    Como recordábamos en anteriores publicaciones, afortunadamente, el transcurso del tiempo ha permitido conservar en esta ocasión la suficiente información como para afirmar con certeza que un gran porcentaje de los integrantes de la cofradía pertenecían al pueblo llano, destacando asimismo la considerable influencia de artesanos y mercaderes en la vida de la hermandad. Una vida, que al igual que en el caso de la primitiva cofradía del Santo Cristo de la Salud y otras tantas, se desarrollaba gracias a las limosnas aportadas y las cuotas de los miembros de la corporación, pues estas eran con mucho la principal fuente de ingresos.

                                                    Por otra parte, la llegada de la Semana Santa cordobesa no hacía que la extinguida corporación pusiese sus miras en un día concreto para su tradicional salida procesional. Lejos de ello, la Cofradía de la Pasión realizaba su estación de penitencia en la jornada del Miércoles o Jueves Santo, indistintamente, llegando a ponerse en la calle con la hoy asombrosa cifra de siete pasos presentando toda una organizada secuencia establecida del siguiente modo: la Oración en el Huerto, el Ecce Homo, Jesús Nazareno, un crucificado, María Santísima de los Dolores, San Juan Evangelista y Santa María Magdalena.









                                                    (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



                                                    Cierto es, que hasta ese punto, todo había sido puesto en conocimiento de nuestros lectores. Sin embargo, en esta ocasión, antes que centrarnos nuevamente en los pormenores de la historia y posterior desaparición de la hermandad, cabe prestar una especial atención a las distintas imágenes que componían el nutrido desfile procesional, muchas de las cuales sufrieron el atroz saqueo al que Córdoba fue sometida con la invasión francesa en 1808 causando irreparables pérdidas a la Hermandad de la Pasión, en cuya sede habían entrado dando lugar a sucesos durante los que se llevaron toda la ropa que encontraron, hasta los manteles de los altares y los vestidos de las imágenes, muchas de las que hicieron pedazos, como sucedió a la Concepción, San Diego, Santa Rosa de Viterbo, Santa Margarita y la Virgen de los Remedios, dejando completamente deshechas y también destrozadas la de los Dolores, cuatro de Jesús, San Francisco, San Luis, San Ivo y Santa Isabel, reina de Hungría.

                                                    No obstante, todo apunta aunque hubo al menos una de ella que no solo no sufrió – o no hasta el extremo – los ataques franceses, sino de la que se puede establecer su continuidad en la Córdoba cofrade. Esa antigua talla se corresponde con la que había ocupado el primero de los pasos de la Cofradía de la Pasión, siendo esta por lo tanto la que representaba a Jesús de la Oración en el Huerto.

                                                    Aunque el siglo XIX esperaba a la corporación con un nuevo revés que llegaba con la entrada en vigor del reglamento de 1820, el cual concluyó con la supresión de las procesiones de la Semana Santa de la ciudad, condenando a la Hermandad de la Pasión a un final sin alternativa y dejando a las generaciones posteriores con muchas preguntas, aparentemente sin respuesta, parece que una sí que pudo ser hallada. Teniendo en cuenta que desde las primeras décadas del siglo XIX la historia de todo aquello puedo haber tenido relación con la cofradía se ve considerablemente interrumpida, sí se tiene la certeza de que ya en el año 1954 cuando la Hermandad de la Merced consolidaba su fundación, adoptando por entonces como titular cristífero a una antigua imagen del Señor, popularmente conocida como “de los hortelanos”, haciendo referencia a su pasado en su primitiva hermandad – que durante el siglo XIX estuvo mayoritariamente representada por dicho gremio – y que tiempo atrás había recibido culto en la Iglesia del Convento de Campo Madre de Dios. La llegada de dicha imagen – cedida, según parece por la Diputación Provincial – ahora bajo la advocación de Jesús Humilde, no era otra que la talla de Jesús de la Oración en el Huerto perteneciente a la que un día fuese la Cofradía de la Pasión, motivo que explica la extraña postura que tan llamativa ha resultado al colectivo cofrade.

                                                    http://www.gentedepaz.es/la-imagen-que-pertenecio-a-la-desaparecida-cofradia-de-la-pasion-2/

                                                    La imagen perdida del Cirineo de Juan de Mesa

                                                    22 enero 2018

                                                    Las redes sociales nos regalan en ocasiones auténticas joyas que permiten a los que amamos la historia de nuestras cofradías, escudriñar en su pasado para descubrir multitud de anécdotas y escenas que las vicisitudes y los caprichos del destino, y en ocasiones también de los dirigentes que tienen la responsabilidad de gestionar las hermandades, nos han hurtado para siempre, o prácticamente. Una de estas escenas, que genera de manera periódica no pocas opiniones encontradas, es el Cirineo de la Hermandad de Pasión que pueden observar y disfrutar en esta aneja portada de ABC de Sevilla del 26 de marzo de 1959 acompañada del texto “NUESTRO SEÑOR DE PASIÓN”, la obra cumbre de Montañés, entra hoy, Jueves Santo, en las inmensas naves catedraliceas. Un vivo haz de luz atraviesa las vidrieras, bañando el rostro del cirineo… (foto Serrano)”. Una imagen perdida en el sumidero de la nostalgia de muchos sevillanos en particular, hermanos de Pasión incluidos, y cofrades en general.




                                                    Al contrario de lo que muchos pudieren presuponer, esta figura no tiene su origen, en la corporación del Salvador, en el ecuador del siglo XX sino que su presencia se pierde en los confines del tiempo. La propia historia recogida en la página web oficial de la hermandad refiere que la estación de penitencia de la hermandad se verificaba desde el siglo XVI, al igual que hoy, en la tarde del Jueves Santo, presidiendo a todas las de la jornada, aunque ocasionalmente también la realizó durante la Madrugada del Viernes Santo, como sucedió en 1626. El Abad Gordillo, hacia 1630, apenas cuatro años más tarde, describe plásticamente la comitiva: “salen muy bien compuestos y en mucho número los hermanos y cofrades de ella, y llevan primero su estandarte blanco con cruz carmesí y muy bien acompañados de luces. Va siguiendo la cruz de la parroquia y luego van todos los de la disciplina, seguidos unos de otros. Y en lo último de ella Nuestro Señor en andas sobre hombros de cofrades y hermanos de la cofradía con la Santa Cruz sobre sus hombros y Simón Cirineo que le ayuda. Son ambas figuras muy proporcionadas a lo que representan y mueven mucho a devoción.
                                                    Existen diversas teorías acercad de cuándo dejó el Cirineo de acompañar al imponente Nazareno de Martínez Montañés, obra cumbre de la imaginería cofrade, pero lo que es una evidencia es que a consecuencia de la terrible epidemia de peste amarilla que asoló a la ciudad en 1800, la nómina de los cofrades de Pasión se vio considerablemente mermada, entrando la Hermandad en un estado de franca decadencia. Como lo es que la Invasión Francesa terminó por sumir a la hermandad en la más triste postración. Ocupado el Convento de la Merced, se perdieron entonces los pasos, alhajas, documentos y los más diversos enseres, impidiendo el celo de algunos frailes que también se destruyeran el altar y las imágenes. Los titulares pasaron a la iglesia de San Julián. Continuaba la vida corporativa aletargada, cuando en 1840 el Convento de la Merced fue exclaustrado y destinado a Museo de Bellas Artes. La imagen del Señor se depositó en el domicilio particular de uno de sus cofrades; la de la Virgen fue a parar a la Capilla de la Expiración (Museo) y la de San Juan a San Alberto, perdiéndose los pocos efectos que aún se conservaban.
                                                    Cuando la hermandad estaba a punto de extinguirse, la providencia quiso que algunos cofrades, entre los que figuraba el erudito José Bermejo y Carballo, decidieran restablecerla en mayo de 1841. Reunieron las imágenes en la parroquia de San Vicente, cuyo clero impuso que se colocasen en un altar portátil de paso a la sacristía, algo que no fue del agrado de los hermanos. De hecho, pocos días después, el 25 de junio de 1841, se mudaron a la parroquia de San Miguel, escogiéndose a tal fin la capilla de San José, donde estaba enterrado el célebre escritor Rodrigo Caro. Puede afirmarse que a partir de entonces comenzó una nueva era de florecimiento para esta Hermandad de Pasión, que pronto lograría convertirse en una de las más señeras de la ciudad. Volvió a procesionar en 1842 llevando prestados los pasos y enseres; gracias a dicha salida penitencial, la imagen del Señor adquirió nuevos devotos y admiradores que ingresaron en la corporación. En pocos años lograron costear un lujoso ajuar litúrgico y procesional.
                                                    El 12 de junio de 1868, la Hermandad de Pasión se fusionó con la Sacramental, Animas Benditas y Rosario de San Miguel, unión que tuvo escasa trascendencia pues, pocos meses después, la Junta Revolucionaria de Sevilla decretó el derribo de la parroquia, decidiendo la cofradía trasladarse a la iglesia colegial del Divino Salvador, que sigue siendo su sede canónica. Las imágenes se colocaron en los altares de San Fernando y San Cristóbal, sitos en la nave de la Epístola, y allí permanecieron hasta 1920, en que pasaron, de manera definitiva, al interior de la Capilla del Sagrario, al haberse fusionado en 1918 la Hermandad de Pasión con la Archicofradía Sacramental del Salvador. Como producto de dicha fusión, la Hermandad penitencial recibió todo un tesoro de gracias espirituales, un inmenso patrimonio artístico y unas dependencias adecuadas; en el calendario anual de cultos reviste especial importancia el Triduo que la corporación organiza en honor del Santísimo Sacramento y la Inmaculada Virgen del Voto, celebrando la Función Principal de Instituto en Pascua de Pentecostés.





                                                    Foto Leyendas de Sevilla

                                                    En agosto de 1940 se declaró un incendio en el almacén donde se guardaba el paso del Señor de Pasión que había sido tallado entre 1903 y 1908. Tras efectuar la salida en andas y en el paso del Cristo del Amor, en 1943 el Señor de Pasión estrena en su estación de penitencia el nuevo canasto labrado bajo la dirección de Cayetano González. En 1950, la Hermandad adquirió un Cirineo, cuya cabeza y una de sus manos se atribuyen a la gubia de Juan de Mesa, mientras que el resto del cuerpo lo comenzó José Rodríguez Fernández Andes y lo concluyó Luis Ortega Bru, encargándose de su policromía Juan Miguel Sánchez; figuró en el paso hasta 1969, siendo sustituido al año siguiente por la espléndida escultura de talla completa debida a Sebastián Santos Rojas, que fue suprimida del paso procesional en 1974.
                                                    A partir de ahí, muchos han sido las opiniones enfrentadas acerca de si la figura del Cirineo debe o no acompñar a la del Señor de Pasión cada Jueves Santo por las calles de Sevilla, opiniones más o menos fundadas, incluido un polémico informe emitido a mediados de los años setenta firmado por el restaurador Francisco Peláez Espino según el cual la presencia de esta imagen, con el movimiento del paso, perjudicaba la integridad del Señor. Fue precisamente el propio Peláez quien restauró la cabeza del Cirineo atribuido a Juan de Mesa, lo único que se conserva de la figura para que fuese expuesta en la sede de la corporación, la Iglesia Colegial del Salvador, cabeza que al parecer perteneció, tal y como recuerda Julio Dominguez Arjona a una imagen de San Agustín, que existía en el convento homónimo. En el año 1989, un Cabildo de hermanos desterró la idea de recuperar la escena por 179 votos en contra de un total de 341 emitidos. Sólo el tiempo dirá si algún día, imágenes maravillosas como la de la portada de ABC del 26 de marzo de 1959 volverán a ocupar un lugar de privilegio en nuestras retinas. Mientras tanto muchos quedaremos resignados a rebuscar en antiguas fotografías y tal vez bucear en nuestros sueños para imaginar al Señor de Pasión tal y como fue concebido en aquel lejano siglo XVI.

                                                    http://www.gentedepaz.es/la-imagen-perdida-del-cirineo-de-mesa/

                                                    Horario e Itinerario del Traslado a Mezquita-Catedral de El Cristo de la Expiración y la Virgen del Silencio. Córdoba 04 de Febrero del 2018

                                                    La Hermandad de la Expiración celebrará el 4 de Febrero (Domingo), desde la Real Iglesia de San Pablo (C/ Capitulares), un Traslado con el Santísimo Cristo de la Expiración y María Stma. del Silencio en su paso procesional hacia la Mezquita-Catedral, con motivo del Centenario de la Reorganización de la Hermandad. El Traslado, que comenzará a las 09:00h, contará con el acompañamiento musical del Grupo de Voces Graves ‘De Profundis’ junto a la Capilla Musical ‘Calvarium’, ambas de Sevilla. El recorrido del Traslado de ida hacia la Mezquita-Catedral será:

                                                    Salida desde la Real Iglesia de San Pablo (09:00h), Capitulares, Rodríguez Marín, Tundidores, Fernando Colón, Maese Luis, Huerto de San Pedro El Real, Parroquia de San Francisco y San Eulogio, Compás de San Francisco, San Fernando, Cardenal González, Magistral González Francés y Entrada en la Mezquita-Catedral -por la Puerta de Santa Catalina- (11:30h)

                                                    A las 12h se realizará su Función Principal y, después, comenzará el regreso a San Pablo por:

                                                    Salida del Traslado de la Mezquita-Catedral -por la Puerta del Perdón- (13:30h), Cardenal Herrero, Judería, Deanes, Conde y Luque, Plaza de la Agrupación de Cofradías, Blanco Belmonte, Ángel de Saavedra, Juan Valera, Santa Victoria, Plaza de la Compañía, Conde de Cárdenas, María Cristina, Alfonso XIII, Capitulares y Entrada en la Real Iglesia de San Pablo

                                                    http://procesionesdecordoba.com/el-cristo-de-la-expiracion-y-la-virgen-del-silencio-seran-trasladados-el-4-de-febrero-hacia-la-mezquita-catedral/

                                                    La Congregación de la Buena Muerte de Málaga y el título de 'Pontificia'

                                                    La Semana Santa malagueña cuenta con un selecto grupo de cofradías (Huerto, Sangre, Expiración, Buena Muerte, Esperanza y Dolores de San Juan) que posee el título de 'Pontificia', concedido por los sucesores de San Pedro a lo largo de la historia a tenor de alguna causa o coyuntura relevante. Traigo, pues, a estas líneas el caso de la Congregación de la Buena Muerte, que tiene en su denominación corporativa la citada distinción papal que, por esta misma circunstancia, el hermano mayor Joaquín Muñoz Hormigo (1927-1930) y su junta de gobierno se dirigieron en 1928 a monseñor Federico Tedeschini, Nuncio Apostólico en España (1921-1935) del Papa Pío XI, con la finalidad de solicitarle el pertinente permiso para usar en los cultos y, además, poder portar en la procesión del Jueves Santo, un estandarte o pendón con los colores propios del escudo y armas pontificias.



                                                    Desaparecida imagen del Cristo de la Buena Muerte, en su altar de la parroquia de Santo Domingo. :: a. agrupación
/
                                                    La falta de documentación, especialmente los libros de actas, de ese periodo en el archivo de la Congregación de la Buena Muerte complica enormemente la labor para conocer los pormenores de tal iniciativa surgida en el seno de la corporación nazarena de la parroquia de Santo Domingo. No obstante, en los fondos del Archivo Secreto Vaticano existe un expediente informativo que contiene parte de esta documentación. En este sentido, cabe señalar que el referido hermano mayor, teniente coronel del Ejército, casado y con domicilio en el Paseo de Monte de Sancha, concretamente en villa Lourdes, manifestaba en una carta de 7 de junio de 1928 y dirigida al Nuncio Apostólico: «Que estando constituida esta Congregación, por la fusión de las Hermandades, del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, y la de Nuestra Señora de la Soledad, esta segunda de antiquísima fundación y por la que ostenta el Título de Pontificia, Título para nosotros el más preciado y del que nos sentimos orgullosísimos; siendo el más vehemente deseo de todos los Hermanos poder acompañar los actos propios de Culto solemne, de la mayor fastuosidad posible, y sobre todo por el altísimo honor que como verdaderos Católicos es para nosotros, hacer externa demostración de nuestro profundo respeto y adhesión al Sumo Pontífice». Muñoz Hormigo suplicaba la autorización correspondiente para que: «en todos nuestros actos de Cultos solemnes y muy especialmente en la Procesión de Nuestras Sagradas Titulares, en Semana Santa, un Estandarte ó Pendón, de los colores procedentes, con el Escudo y Armas Pontificias, a cuya Insignia deberán serle rendidos los Honores máximos reglamentarios» y, a tal efecto, abundaba que se indicasen detalles de «colores, dimensiones y detalles del Estandarte, Bandera ó Pendón, así como un diseño o dibujo del Escudo o Armas Pontificias, para confeccionarlo debidamente, el cual nos esforzaremos en que sea lo más lujoso posible». Finalmente, el máximo representante de la Congregación de la Buena Muerte hacía hincapié que: «aunque seguramente serían comunicados al Exmo e Ilmo Señor Obispo de esta Diócesis los Honores que procedan», también peticionaba «nos sean comunicados los que procedan tanto Eclesiásticos, como Militares y Civiles, para sin perjuicio de rendirle nosotros los máximos homenajes, cuidar de que estos Elementos oficiales los rindan los reglamentarios, en todo momento y especialmente con ocasión de nuestra Procesión, o sea cuando la Insignia haya de salir a la Vía Pública».

                                                    Huerto, Sangre, Expiración, Esperanza y los Dolores también cuentan con este título En el Archivo Secreto Vaticano existe un expediente que alude a esta distinción La corporación estrenó el enser en la procesión de la Semana Santa de 1929

                                                    Este fue el primer paso dado para alcanzar tan ansiado deseo por parte de los congregantes. El siguiente consistió en solicitar la mediación de José de Yanguas Messía, presidente de la Asamblea Nacional Consultiva bajo la Dictadura de Primo de Rivera, quien dirigió un oficio con fecha 11 de octubre de 1928 al Nunzio Apostólico para que se interesase vivamente por la petición de Joaquín Mañas. Tres días después, la Nunciatura Apostólica de España emitía la siguiente respuesta: «He tenido el honor de recibir la atenta de Vuestra Excelencia de fecha de 11 de los corrientes con la que me recomendaba los deseos del Sr. D. Joaquín Mañas, hermano mayor de la Pontificia y Real Congregación del Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Soledad de Málaga. Como siempre, tendré mucho gusto en complacer a Vuestra Excelencia, siempre que por el interesado se me comunique el asunto de que se trata y a quien ha sido dirigida la solicitud del Sr. D. Joaquín Mañas, de la cual no tengo noticias».

                                                    Ante la inesperada contestación es de suponer que el señor De Yanguas Messía le hiciera saber al congregante Mañas Hormigo que el escrito de 7 de junio no había sido recibido por monseñor Tedeschini, instándole a que lo enviara nuevamente. El hermano mayor de la Congregación de la Buena Muerte siguió tales consejos, pues redactó un texto similar al anterior, fechándolo el 7 de noviembre, que fue adjuntado a un escrito oficial con el membrete de la 'Pontificia y Real Congregación del Stmo. Cristo de la Buena Muerte y Ntra. Sra. de la Soledad', que decía así: «Rdmo señor: Con esta fecha, y en unión de esta carta, me permito acompañar á S. E. instancia, solicitando, autorización para usar en nuestros actos de culto externos el Estandarte con el Escudo Pontificio. Ruego muy encarecidamente á V.E.I. se digne otorgarnos su valiosísima ayuda, en merced tan anhelada por esta Congregación que tan inmerecidamente presido. Con el testimonio de la más rendida gratitud, es altísimo honor, ofrecerme incondicionalmente suyo atento ss. q.b.s.m.».

                                                    En esta segunda ocasión sí se recibió la misiva en la Nunciatura de Madrid. En vista de lo cual, Federico Tedeschini envió un escrito el 16 de noviembre a Manuel González García, obispo de Málaga, informándole, como era el procedimiento habitual, que: «La Pontificia y Real Congregación del Stmo. Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Ntra. Sra. de la Soledad eleva reverenda solicitud a esta Nunciatura suplicando se le conceda autorización oficial de la Santa Sede para usar en todos los actos solemnes del Culto y especialmente en la procesión de Semana Santa, la enseña Pontificia (Pendón, Estandarte o Bandera) con las insignias, correspondientes y la propio tiempo y concesión por parte de la Santa Sede de los máximos honores en la enseña. Someto a la consideración de V.E.I. esta solicitud para que me manifieste si le parece que pueda concederse esa gracia y si de concederle contribuirá al aumento de la piedad y fervor de los cofrades y a la mayor sumisión y respeto hacia la Santa Sede. Deseando a V.S.I. todo género de prosperidad, quedo suyo affmo. hermano».




                                                    La respuesta no se hizo esperar, dado que el 20 de noviembre, el obispo de la diócesis de Málaga escribió al: «Excmo. y Rvmo. Sr. Nuncio de S. S. Mi venerado Sr. y Hermano: Contesto a su respetable comunicación del 16 del actual, manifestándole que, según mi parecer, puede ser atendida la petición que ha elevado a V.E. la P. y R. Congregación del Santo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y N.ª S.ª de la Soledad. Se trata de una Congregación fervorosa entre cuyos Titulares figura el Cristo de la Buena Muerte, obra maestra del gran escultor Pedro de Mena, imagen que es sacada todos los años por dicha Congregación el Viernes Santo en procesión solemnísima, donde podrá ostentarse la Enseñanza Pontificia con resultado favorable en orden a la piedad y fervor de los cofrades y a la mayor sumisión y respeto hacia la Santa Sede. Queda de V.E. con los más vivos sentimientos de veneración y afecto suyo in C. I. Cappn. y Hermano».

                                                    Con este fundamentado y favorable informe emitido por el prelado malacitano a favor de conceder la petición solicitada por la Congregación de la Buena Muerte, era de esperar que por parte de las altas instancias eclesiásticas no se pusieran objeciones ni reparos algunos.

                                                    Así, la Nunciatura Apostólica de España preparó un informe con fecha 22 de noviembre, que fue dirigido al cardenal Pietro Gasaparri, Secretario de Estado de Su Santidad en Roma. El motivo que se hacía constar no era otro que el de autorizar que el escudo Pontificio figurase en el estandarte de la «Congregación del Santo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, y Nuestra Señora de la Soledad». La información que se facilitaba, traducida del italiano, dice así: «Con aprobación del Reverendísimo Ordinario y recomendación del señor Presidente de la Asamblea Nacional, la Pontificia y Real Congregación del Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad de Málaga, se dirige a esta Nunciatura para que obtenga la facultad de poder poner el escudo Pontificio sobre el estandarte». Asimismo, se resaltaba que el obispo de Málaga había manifestado que: «se trata de una Congregación muy fervorosa, que cuida el culto de una artística y venerada imagen de Nuestro Señor Crucificado, y que el escudo Pontificio en el estandarte servirá y aumentará el celo de los congregantes y el respeto hacia la Santa Sede». Por último, «se rogaba a Su Eminencia el Cardenal tomara en consideración el deseo de los indicados cofrades».

                                                    En el referido expediente no consta la resolución final de la petición, pero gracias a la prensa local se sabe que fue favorable. Concretamente el periódico 'La Unión Mercantil' informaba el 28 de marzo de 1929, jornada de Jueves Santo, que la Congregación de la Buena Muerte contaría con un piquete de la Guardia Civil en traje de gala que: «dará escolta de honor al estandarte pontificio, que, por primera vez, lucirá este año la Real y Pontificia Congregación».

                                                    Con esta concesión, Joaquín Muñoz Hormigo debió sentirse muy orgulloso por la presencia de este preciado enser en la procesión de la Semana Santa de 1929, pero la satisfacción no fue del todo completa, dado que el temporal marítimo en el Estrecho impidió ese año que las fuerzas de La Legión se trasladaran a la península procedentes de Tetuán y escoltaran al Santísimo Cristo de la Buena Muerte, pero eso ya corresponde a otro episodio de la historia de la congregación dominica.

                                                    http://www.diariosur.es/semana-santa/congregacion-buena-muerte-20180118005426-ntvo.html

                                                    Horario e Itinerario Vía Crucis del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Sevilla 27 de Enero del 2018

                                                    21 enero 2018

                                                    Hiniesta. A las las 19:30 h., Santo Vía Crucis presidido por la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, que recorrerá las siguientes calles de la feligresía: Plaza de San Julián, Plaza de Moravia, Pasaje Mallol, Santa Paula, Siete Dolores de Nuestra Señora, Plaza de San Marcos, Vergara, Plaza de Santa Isabel, Hiniesta, Lira, Duque Cornejo y Plaza de San Julián.






                                                    Resultado de imagen de Hiniesta. A las las 19:30 h., Santo Vía Crucis presidido por la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte

                                                    Góticas sin barroco: Vírgenes fernandinas sin añadidos

                                                    La Virgen de los Reyes / R. SALASLas ilustraciones góticas de las Cantigas de Santa María son una perfecta fotografía que permite constatar la llegada del culto cristiano a la Virgen en la Sevilla de mediados del siglo XIII. Adiós al Islam, la nueva Sevilla se hacía cristiana, un lugar nuevo para habitar y un lugar nuevo para rezar, un  nuevo culto que conllevó la creación de nuevas imágenes devocionales y de un nuevo estilo, el Gótico, el arte moderno de la Europa del momento. Sevilla era Europa y seguía la modernidad europea
                                                    Un análisis del repartimiento de la ciudad permite comprobar que en los primeros repobladores de la Sevilla cristiana de 1248 no hay ningún escultor, aunque sí encontramos los nombres de alarifes (Pedro Ibáñez), de pintores (Juan Pérez) o de orfebres (Juan Simón). Esto nos lleva a considerar que en un primer momento hubo un predominio de la pintura mural frente a la realización de nuevas imágenes escultóricas. La adaptación de la antigua mezquita mayor de la ciudad como templo cristiano sería un buen ejemplo de ello.
                                                    Sin embargo, el paso del tiempo ha permitido la conservación de un mayor número de imágenes de talla. Son varias las imágenes escultóricas de la Virgen datables a mediados del siglo XIII, siendo prácticamente inexistentes en la actualidad ejemplos de pinturas murales de este momento conservados con algún tipo de representación mariana. Deterioro de materiales, superposición de nuevos estilos, sustitución por retablos renacentistas o barrocos, ampliación de los edificios, mayor conexión de la escultura con el fiel que la pintura, cambio de gustos… Numerosas causas para explicar la práctica desaparición de la pintura medieval gótica frente a los ejemplos de escultura que han llegado a nuestros días.
                                                    Entre estos ejemplo destacan las imágenes de la Virgen, que la historiografía tradicional denominó como “fernandinas”, aunque no haya una documentación concluyente sobre la cronología de algunas de ellas. Unas imágenes que resistieron el paso del tiempo, especialmente por su devoción popular, aunque fueran recargadas con estéticas posteriores, especialmente los añadidos  y vestimentas barrocas de los siglos XVII y XVIII, deformándose su concepto original al añadirles coronas, mantos, vestidos, bordados, joyas y todo de tipo de añadidos que hacen difícil imaginar su forma original, en ocasiones también deformada por restauraciones que afectaron a las propias tallas.
                                                    La Virgen de los Reyes / R. SALAS
                                                    La Virgen de los Reyes / R. SALAS




                                                    La proclamación del patronazgo de la Virgen de los Reyes sobre la Archidiócesis por el Cardenal Segura en 1946, con la confirmación por el Papa Pío XII, conllevó un estudio iconográfico de las imágenes fernandinas por el profesor Hernández Díaz, con un reportaje gráfico que permite el conocimiento de estas imágenes sin sus añadidos barrocos, siendo además el paso previo a la restauración que se realizó con posterioridad de la Virgen de los Reyes.
                                                    El estudio comenzaba con la Virgen de los Reyes de la Catedral. Modelo de Virgen entronizada, sigue modelos bizantinos como el de la Panaguia Nikopoia, virgen trono caracterizada por el esquematismo y la simetría de la composición. Hernández Díaz la relacionaba con el llamado grupo de Chartres, es un maniquí articulado de 1,76 m. diseñado para ser vestido y con un engranaje interior que le permitiría algún tipo de movimiento como la bendición de los fieles. Su devoción es constatada por toda una aureola de  leyendas sobre su origen a manos de los propios ángeles, tipología de leyenda muy anclada en tradiciones españolas en torno a imágenes de importancia. Esta aureola de leyendas ha dificultado en buena medida el estudio de una imagen que, según autores como Medianero, quizás pudo presidir la entrada de San Fernando en la ciudad. Otras tradiciones hablaban de su primitiva advocación como Virgen de los Ángeles por su aparición un día de 2 de Agosto, el día de la fiesta franciscana de la Porciúncula.
                                                    De todas formas, fue la imagen que concitó una mayor devoción desde antiguo y así lo atestiguó Felipe II al denominarla como “Reina de las imágenes de Nuestra Señora”. En las fotografías deRafael Salas (aunque con baja calidad por el empleo de materiales caducados, según Hernández Díaz) y a pesar de las censuras que impidieron la publicación de todas la fotos, se puede apreciar el deterioro de la imagen en 1946, con pérdidas de policromía importantes, aunque permite la contemplación de los hilillos de oro que conforma su cabellera o la talla de elementos habitualmente no reconocibles, como los pabellones auditivos. También se fotografiaron los mecanismos que permitían el movimiento interior tanto de la imagen de la Virgen como del Niño.
                                                    Virgen de los Reyes de San Clemente / NANDIN
                                                    Virgen de los Reyes de San Clemente / NANDIN
                                                    El estudio también abarcaba otras imágenes fernandinas. En el Monasterio de San Clemente se conserva la imagen también titulada de los Reyes. Su estudio muestra dificultades ya que el monasterio de monjas cistercienses no funcionaba con estabilidad hasta la década de 1250. Esto hace dudar sobre su posible origen en una donación por parte del Rey Santo. No hay dudas sobre el origen posterior, barroco, de la imagen del niño Jesús. Con ojos de cristal, añadidos con posterioridad,  muestra la particularidad de conservar un corpiño y una ropa interior del siglo XVII. En las fotos de Nandín se observaba la talla de un pelo sucinto de unos pabellones auditivos que habitualmente no son visibles.
                                                    Virgen de los Reyes de los Sastres / NANDIN
                                                    Virgen de los Reyes de los Sastres / NANDIN
                                                    Refería Hernández Díaz que la conocida como Virgen de los Sastres, de la Parroquia de San Ildefonso, fue una donación al Hospital de San Mateo, situado en la Alfalfa. De concepción similar a las anteriores, su origen estaría en el antiguo convento Casa Grande de San Francisco, recibiendo culto desde 1840 en su ubicación actual. Su vinculación medieval se conserva en la hermandad de los Sastres o alfayates, guardianes del cuerpo de San Fernando. Las fotos de Nandín permiten ver la simetría de su rostro, sus  facciones despejadas o el perno que se emplea para la colocación de la corona.
                                                    Virgen de los Reyes del Salvador / NANDIN
                                                    Virgen de los Reyes del Salvador / NANDIN




                                                    Mayores cambios respecto al original presenta la Virgen de las Aguas de la Parroquia del Salvador. De gran devoción, fue retocada en el siglo XVII, llegando algunos autores a atribuirla a Montañés en esa equivocada y tan frecuente catalogación de épocas pasadas. Con ojos pintados sobre la madera y policromía barroca, llega a ser mencionada por Cervantes en Rinconete y Cortadillo. En las fotos de Nandín se observa la barroquización de su rostro en las mencionadas intervenciones y el deficiente estado que presentaba su policromía en aquella época.
                                                    Imágenes que permiten imaginar, años después, una ciudad y una estética medieval sin los añadidos barrocos que en tantas ocasiones la enmascararon.

                                                    pasionensevilla
                                                     
                                                    Realizado Por Grupo CofradiasTv | Publicado para Blogger .
                                                    © Copyright 2011 CofradiasTv Todos los Derechos Reservados.